Explotación de olivar. - ARCHIVO

CIUDAD REAL.- El guarda rural de Malagón ha intervenido esta semana más de 600 kilos de aceituna presuntamente robada y que pretendía ser vendida en la localidad. La aceituna sustraída procedía de una explotación de olivar ubicada en el término municipal de Herencia.

Gracias a la colaboración ciudadana, el guarda rural pudo intervenir la aceituna, que un individuo intentaba vender en Malagón sin ningún tipo de documentación que acreditase que era propietario de la finca en la que se había recogido o que tenía permiso para poseer tal cantidad de aceituna.

Desde el Ayuntamiento de Malagón han agradecido el importante trabajo que desempeña el guarda rural de la localidad tanto para vigilar que no se producen robos en el municipio como para garantizar que no se producen prácticas fraudulentas.

Asimismo, desde el consistorio malagonero han señalado que esta acción es una muestra más que evidencia que las medidas adoptadas por el Ayuntamiento de Malagón, en colaboración con agricultores, centros de receptación y almazaras, están funcionando para evitar que se produzcan robos en nuestro término municipal y evitar que, en la medida de lo posible, se compre aceituna sustraída de manera ilegal en el municipio.

Cabe recordar que el pasado mes de noviembre, el Ayuntamiento de Malagón adoptó una serie de medidas de seguridad, en colaboración con la Guardia Civil, la Policía Local y la guardería rural, para intensificar la vigilancia en las explotaciones agrícolas, almazaras y centros de receptación para evitar robos durante la campaña de la aceituna.