Tablas de Daimiel.

TOLEDO.- El Gobierno de Castilla-La Mancha trabaja con el Ejecutivo central para conseguir "un acuerdo histórico" en relación con las Tablas de Daimiel, que significará "dejarlas en condiciones para que las próximas generaciones puedan disfrutar lo que las anteriores" y todo ello "de común acuerdo y en equilibrio con la vida, con las necesidades humanas" y con los servicios.

Así lo ha avanzado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, a través de un vídeo difundido en sus redes sociales con motivo del Día Mundial de los Humedales, en las que explica que el Ejecutivo que preside está "preparando" con el Gobierno de España este acuerdo.

En este contexto, y aludiendo al lema de este año, que bajo el título 'Los humedales y el bienestar humano' persigue destacar la conexión esencial entre estos ecosistemas acuáticos y la calidad de vida de las personas, García-Page ha asegurado que toda la sociedad de Castilla-La Mancha, "ya casi sin discrepancia y ni siquiera política, ha asumido que el agua es la clave".

Así, ha reconocido que "esta es una región que ha hecho del agua, de su necesidad de agua y de su mejor gestión, un propósito y una causa".  Del mismo, modo ha explicado que del conjunto de todas las masas de agua que hay en Castilla-La Mancha "los humedales son un emblema muy particular este año, que va a ser muy especial para el humedal de las Tablas de Daimiel".

García-Page ha asegurado que "la mejor manera que se me ocurre de celebrar este año, y este día muy en particular, es haciendo un acuerdo por las Tablas, que son conocidas en el mundo entero y nosotros tenemos mucho empeño en ellas, tanto como podemos tener con otros objetivos políticos y sociales en Castilla-La Mancha".