'Mirando pa Cuenca', un grupo cervecero local bautiza una de sus variedades con el dicho popular como reclamo

El rey Felipe el Hermoso y sus amantes, la reina Juana la Loca y otros personajes históricos vinculados con Cuenca dan nombre a los distintos sabores de esta bebida que reivindica el patrimonio de la ciudad.
Esta cerveza artesanal conquense se presenta como reivindicación del legado histórico y a la vez reclamo turístico para la ciudad.
photo_camera Esta cerveza artesanal conquense se presenta como reivindicación del legado histórico y a la vez reclamo turístico para la ciudad.

CUENCA.- Creatividad y originalidad combinadas con turismo e historia. Un grupo cervecero conquense ha decidido sacarle partido al dicho popular 'mirando pa Cuenca' y bautizar con él una de las variedades de las cervezas artesanales que fabrica.

En un intento de aprovechar que la ciudad está en boca de muchos al pronunciar esta frase popular, con una clara connotación sexual, la empresa Cervezas Cuenca ha apostado por utilizarla como reclamo turístico y que dé nombre a un recurso gastronómico de una de las dos ciudades Patrimonio de la Humanidad que tiene Castilla-La Mancha.

Pero no solo les ha empujado a elegir este nombre para sus cervezas el impacto que pueda tener en el turismo de la capital conquense, sino también las ganas de reivindicar la historia y el patrimonio que atesora la ciudad.

'Mirando pa Cuenca' se ha lanzado como una cerveza "reivindicativa" de este legado histórico y, de hecho, cada sabor de los seis que conforman la variedad, luce un personaje o bien relacionado con la leyenda del dicho popular o bien con la historia de la propia ciudad.

El rey Felipe el Hermoso, la reina Juana la Loca, la amante desconocida y el origen representan cuatro de las variedades de esta cerveza artesanal y en la botella aparecen cada uno de estos personajes. Los dos restantes homenajean al monarca que reconquistó Cuenca tras caer en manos de los musulmanes, Alfonso VIII el Noble, y al obispo san Julián, patrón de la capital.

Cuenta la leyenda, en la que se ha basado este grupo cervecero local, que el origen de la expresión 'mirando pa Cuenca' se remonta al siglo XV y al reinado de Felipe I de Castilla, conocido como El Hermoso y cuya reconocida reputación de mujeriego llevó a su esposa a perder la cordura, por lo que recibió el sobrenombre de Juana la Loca.

En aquella época, la Corte de Castilla estaba ubicada en Toledo, centro de la Península, donde el rey mandó construir una torre de observación desde la que divisar todas las ciudades del reino. Una torre a la que, se dice, Felipe el Hermoso subía a sus amantes para ponerlas 'mirando pa Cuenca'.

La expresión ha pervivido durante siglos y desde el XV al XXI ha hecho sonar el nombre de la capital conquense dentro y fuera de lo que fue el Reino de España y traspasar fronteras.

Las cervezas artesanas tienen un fuerte vínculo local y 'Cervezas Cuenca' no ha querido dejar pasar la ocasión de usar el dicho popular para nombrar su bebida y que esta se pueda ofrecer en los restaurantes de la capital conquense, además de como regalo tras una visita turística a la ciudad de las Casas Colgadas.

Una moda, la de utilizar dichos populares, que a veces puede servir para impulsar un negocio y la actividad turística y otras veces, aunque con la mejor intención, no obtiene el resultado esperado. Es lo que ha ocurrido en Albacete con la expresión también muy conocida 'caga y vete', que ha dado nombre a un trabajo de clase de una escuela de creativos de Madrid que consiste en una campaña ficticia sobre el cáncer de colon y ha terminado en polémica por ser considerada "humillante y denigrante" para la capital albaceteña.

Sin embargo, hay otras experiencias que sí han resultado positivas como la de utilizar el término 'bolo', que se usa en Toledo como denominación para los propios toledanos, aunque también como sinónimo de ingenuo o tonto, pero sin ningún ánimo de ofender, ligado a actividades culturales como fue el caso del festival 'Túmbate Bolo' que ofreció conciertos en enclaves únicos de la capital castellanomanchega en el verano de 2021 con el público sentado o tumbado en puff gigantes.