La Policía Nacional sigue rastreando el vertedero en busca de más restos humanos para determinar la causa de la muerte

Todavía no se ha confirmado oficialmente que "los restos de un cuerpo" hallados ayer pertenezcan a Ángel, el niño de 11 años desaparecido en Madrid.
Este miércoles se hallaban "varios restos de un cuerpo" en el Ecoparque, tal y como ha confirmado el delegado del Gobierno.
photo_camera Este miércoles se hallaban "varios restos de un cuerpo" en el Ecoparque, tal y como ha confirmado el delegado del Gobierno.

TOLEDO.- La Policía Nacional continúa este jueves en el vertedero de Toledo rastreando más restos humanos, tras la aparición ayer de los primeros en la zona donde se buscaba a Ángel, el niño de 11 años desaparecido junto a su primo Fernando el pasado 10 de diciembre en Madrid, y cuyo cadáver fue localizado en este lugar cinco días después. Se trata así de comprobar la identidad y, principalmente, las causas de la muerte de ambos.

Así lo ha explicado el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, a preguntas de los periodistas en una rueda de prensa, después de que ayer se encontraran restos humanos en la zona acotada del vertedero Ecoparque de Toledo, en concreto, un pie que se llevó al Instituto de Medicina Legal de Toledo para practicar las correspondientes pruebas de identificación.

"No puedo trasladar ninguna confirmación de que los restos corresponden al segundo menor desaparecido, y la Policía Nacional continúa buscando restos e investigando todos y cada uno de los detalles relacionados con la desaparición de los dos menores", ha afirmado el delegado del Gobierno, quien pese a no poder ofrecer todavía ninguna confirmación oficial, ha añadido que se han encontrado "varios restos de un cuerpo" y que "evidentemente en ese mismo vertedero se estaba buscando al segundo menor desaparecido en Madrid".

Tampoco se han trasladado todavía las posibles conclusiones porque la Policía "no las tiene, existen indicios, pruebas", ha explicado Tierraseca, quien ha agregado que "el estado del primer cadáver y de los restos que se acaban de encontrar tampoco son concluyentes y dificultan bastante la labor investigadora", pero ha recordado que se hizo público el resultado de la autopsia de Fernando en la cual "no se observaban signos violentos".

"Hasta que no se tengan pruebas concluyentes y finalicen las investigaciones se barajan todos los escenarios posibles", ha asegurado el delegado del Gobierno, quien ha recordado que el caso está bajo secreto de sumario y además se trata de dos menores de edad.

Ha explicado que la coordinación de las labores de búsqueda se lleva desde la UFAM central (Unidad de Familia y Menor) y participan efectivos de la Comisaría Provincial de Toledo y de la Jefatura Superior de la Policía Nacional de Madrid.

Hoy ya las labores de rastreo e investigación se centran en la parte del Ecoparque en la cual se localizaron ayer los restos humanos, ha apuntado Tierraseca, quien ha añadido que la Policía Nacional trabaja con "todos los medios disponibles" y con "los medios tecnológicamente más avanzados".

En la búsqueda del pequeño participan efectivos de la Policía Judicial, guías caninos, el Grupo Operativo de Intervención Técnica (GOIT) y la Policía Científica con retroexcavadoras y maquinaria auxiliar.

En el vertedero de Toledo se recogen al mes 22.000 toneladas de residuos de toda la provincia y hasta ahora se ha rastreado el 30 por ciento, más de 9.000 toneladas de residuos.

El delegado del Gobierno ha pedido que se deje "a la Policía Nacional trabajar y al juez dirigir las investigaciones y, una vez que existan pruebas concluyentes, se darán a conocer ", ya que aún no han finalizado las investigaciones.

Y aunque es público que se han hallado restos en el vertedero de Toledo en la zona donde se buscaba al segundo menor desaparecido, hoy siguen todos los medios buscando más restos con el fin de comprobar la identidad y sobre todo las causas del fallecimiento de los menores, ha insistido Tierraseca.

El cadáver de Fernando, de 17 años, apareció en el Ecoparque de Toledo el pasado 15 de diciembre, cinco días después de la desaparición de ambos primos.

La última vez que se les vio fue la tarde del 10 de diciembre, cuando dijeron al padre del mayor que iban a comprar unos bocadillos al Hiper Usera de la calle General Ricardos, pero nunca volvieron.

Su desaparición fue voluntaria puesto que las cámaras de seguridad les captaron en varias estaciones de Metro y autobuses en Madrid, hasta que esa misma noche llegaron a Toledo, donde se les grabó en las inmediaciones de un hotel y en un centro comercial.

Según las indagaciones de la Policía, Fernando acudió a la capital toledana junto a su primo pequeño a encontrarse con una chica con la que había tenido una relación sentimental. No era la primera vez.

Sin embargo, la pista de los primos se perdió hasta que el 15 de diciembre después apareció el cuerpo de Fernando en el Ecoparque de Toledo sin signos de violencia.

Comentarios