TOLEDO.- El Gobierno de Castilla-La Mancha vuelve a salir al rescate de la Universidad de Castilla-La Mancha, en esta ocasión con una inyección de más de 5,9 millones para el pago de nóminas de personal investigador y profesorado asociado, así como de las becas para estudiantes en situaciones desfavorecidas. Una cantidad que se suma a los 831.000 euros que, también como anticipo de la subvención nominativa que percibe la UCLM de la Junta de Comunidades, se transferían hace apenas diez días para que se pudieran pagar las becas de colaboración en servicios de la UCLM para el alumnado. 

Anticipos por las cuantías totales presupuestadas para el 2018, con los que se garantizan tanto las nóminas de investigadores y profesores asociados, como las becas para los alumnos en situaciones especiales. En concreto se han gestionado los anticipos para el de pago de la nómina de personal investigador, por un importe de 2.534.818 euros; del profesorado asociado, por importe de 3.276.673 euros; y de las becas para estudiantes en situaciones especiales, por importe de 125.000 euros. 

Miembros de la comunidad educativa algunos de los cuales ya habían recibido por parte de la Gerencia de la UCLM una comunicación en la que se les explicaba que debido a "una incidencia técnica" en la recepción de los anticipos que debía liberar la Junta de Comunidades para cubrir la nómina del personal investigador resultaba imposible, por razones legales y presupuestarias, pagar la nómina correspondiente al mes de febrero. Una incidencia que estaban "intentando solventar" con la Consejería y que apuntaban podría quedar "subsanada en breve". 

Una explicación a la que precedía una introducción recordando a estos trabajadores que el presupuesto para este ejercicio 2018 contempla una serie de actuaciones cuya financiación queda condicionada a la recepción de unos anticipos que debe liberar la Comunidad Autónoma para el pago de las nóminas y becas a los estudiantes, hasta que se suscriba el contrato-programa. Actuaciones entre las que se encuentra la nómina de los contratos predoctorales y de acceso al SECTI suscritos en el marco del propio plan de investigación. 

Publicidad

Nóminas que ahora sí se podrán pagar con la nueva inyección del Ejecutivo regional. Un anticipo que, si bien permite la ley de Presupuestos, no deja de "sorprender" y "alertar" en el Ejecutivo castellano-manchego. No entienden cómo la UCLM puede tener problemas de insuficiencia presupuestaria en el mes de febrero, cuando hace tan solo unos días desde la Universidad regional se aseguraba que no tenían problemas de tesorería, tal y como explicaban fuentes del Gobierno autonómico. 

Una situación que lleva al Ejecutivo a preguntarse "por qué piden anticipos habiendo dinero" y, si realmente tienen disponibilidad en tesorería "por qué no pagan las nóminas". 

Desde el Gobierno regional no entienden que desde el Rectorado, al frente del cual se encuentra Miguel Ángel Collado, se vuelva a "utilizar" de nuevo a los trabajadores y a los estudiantes como "excusa" para tener que "evitar" explicar cuál es su verdadera situación económica y financiera, así como la gestión que se ha venido realizando de la misma en los últimos años. 

Una situación que desde la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha se considera fundamental aclarar, en todos sus términos, de forma previa a la firma del contrato-programa y el desarrollo del Plan Estratégico recientemente aprobado por la UCLM. Algo en lo que ya se trabaja desde la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, al ser ésta la encargada de la puesta en marcha de la auditoría aprobada por resolución de las Cortes regionales. 

 

DERECHO A EXPLICACIONES 

Y es que desde el Ejecutivo regional consideran que tanto la comunidad universitaria como la ciudadanía en general –puesto que con sus impuestos se financia también la UCLM- tienen derecho a recibir explicaciones sobre por qué los 98 millones que antes daba el Gobierno de Cospedal no había problemas para pagar nóminas y becas, y ahora con los 140 millones presupuestados este año por la Junta se "amenaza" desde el Rectorado con no pagar ni unas ni otras. 

A pesar de estas dudas sobre la gestión y las amenazas que se plantean desde la Universidad de Castilla-La Mancha, el Ejecutivo de Emiliano García-Page no está dispuesto a dejar caer a la institución académica. Para ello aseguran que se pondrán en marcha "todas las medidas de rescate comprometidas" para garantizar su sostenibilidad y su crecimiento, aunque siempre "desde la transparencia y el necesario consenso", tanto político como de la comunidad educativa. 

FELPETO LO TRASLADA A LOS ESTUDIANTES 

Un compromiso que este jueves trasladaba el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto, a los representantes del colectivo de estudiantes de la UCLM, ante quienes ha subrayado el incremento presupuestario del 16 por ciento aprobado para la institución académica, porcentaje superior al experimentado por las distintas áreas de gestión de la Consejería y del presupuesto global de la Junta. 

En este sentido destacaba que la UCLM ha sido el organismo que mayor incremento en el presupuesto regional ha registrado desde 2015, únicamente por debajo del Instituto de la Mujer. 

Asimismo informaba al colectivo estudiantil sobre la propuesta que el Gobierno regional ha trasladado a la Universidad para crear dos comisiones de trabajo. La primera de ellas precisamente en el ámbito de la Consejería de Educación, con el objetivo de continuar trabajando en el Plan Estratégico y el contrato-programa; y una segunda en el seno de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, de cara a la puesta en marcha de la auditoría aprobada por resolución de las Cortes, y de la financiación de la Universidad. 

Por su parte los estudiantes habrían trasladado al consejero diversas propuestas y valoraciones sobre el polémico Mapa de Titulaciones, el cual se decidía 'dejar sobre la mesa' tras la última reunión del Consejo Social de la UCLM, así como sobre movilidad estudiantil, así como su valoración sobre las conversaciones entre el Ejecutivo autonómico y la Universidad, siendo su deseo que se pueda alcanzar un acuerdo lo antes posible.