TOLEDO.- El Consejo de Gobierno aprobará este jueves, en reunión extraordinaria, una flexibilización de las medidas de nivel 3 reforzado vigentes desde el pasado 18 de enero. Una relajación en las restricciones que se prevé afecte fundamentalmente a la hostelería y el comercio.

Tal y como avanzaba este lunes el presidente del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, la intención es que ambos sectores puedan afrontar ya este fin de semana ”con un planteamiento diferente”, que pasa por la reapertura de los establecimientos obligados a bajar el cierre hace más de mes y medio.

Publicidad

Reapertura que responde a la mejora experimentada en la evolución de los datos de la pandemia, tanto en lo que se refiere al número de contagios como a la situación en la que se encuentran los hospitales, pero que no estará exenta de limitaciones.

Unas condiciones que García-Page apuntaba que se iban a abordar con representantes de los sectores afectados, encuentros que por el momento y atendiendo a la información publicada por CMM Radio, pasarían este miércoles por una reunión ”de las autoridades sanitarias” con la asociación Euro-Toques, que agrupa a los cocineros. Encuentro que, por otra parte, no figura en la agenda pública -accesible a través del portal de Transparencia de la Junta- del presidente regional ni de ningún otro miembro del Ejecutivo.

Mientras que llega la aprobación por parte del Consejo de Gobierno de la flexibilización de las medidas y se conocen sus términos, por las calles de Toledo discurrirá este miércoles la manifestación convocada por la Federación Regional de Hostelería de Castilla-La Mancha, en la que cacerola en mano pretenden denunciar la situación en la que se encuentra el sector y exigir la reapertura.

Una manifestación a la que, junto a hosteleros llegados desde toda Castilla-La Mancha, está previsto que asista el presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería de España, José Luis Yzuel, así como los responsables de las asociaciones del sector en las cinco provincias de la región.

Nueva movilización que mantienen a pesar del anuncio realizado desde el Gobierno regional relativo a la flexibilización, a partir de este fin de semana, de las restricciones que afectan al sector. Una relajación de medidas que, según ha criticado el secretario de la Federación regional, Valentín Salamanca, no ha sido fruto de ninguna negociación puesto que ”a los hosteleros no nos han llamado para decirnos nada”.

Apunte que ha realizado durante la rueda de prensa telemática que ha ofrecido junto al vicepresidente de los hosteleros de la región, Alfonso Silva, para denunciar el ”intento de boicot” a la convocatoria por parte del Ejecutivo autonómico.

Y es que según su relato, consideran que se les pretende coartar el derecho a manifestarse contra las restricciones planteadas frente a la covid-19, las cuales han afectado considerablemente a sus negocios y a su economía.

En este sentido Salamanca ha explicado que la Federación regional ha recibido este martes una comunicación de la Subdelegación del Gobierno en la que, si bien se autoriza la manifestación, se propone un cambio de recorrido en la misma, para que no llegue a la plaza del Conde, donde se encuentra ubicado el Palacio de Fuensalida, sede del Ejecutivo autonómico.

Escrito en el que se propone como alternativa finalizar el recorrido en el vecino paseo del Tránsito, puesto que de ese modo no se entorpecería la salida de un colegio cercano, ni la cabecera de una línea de autobús urbano, como tampoco la entrada y salida de coches oficiales.

Alternativa a la que la Federación ha contestado proponiendo comenzar antes y terminar en el punto propuesto, siempre y cuando se les permita leer dos comunicados frente al Palacio de Fuensalida y proceder a la rotura simbólica de platos.

Finalmente la Delegación del Gobierno ha decidido autorizar la llegada hasta las puertas de la sede del Ejecutivo autonómico, aunque se adelanta a las 10 de la mañana la salida de la comitiva y se cambia el punto de partida, en lugar del edificio de Toletvm, lo hará desde Tavera.

Junto a ello también han denunciado las comunicaciones recibidas por socios de las provincias de Cuenca y Albacete advirtiendo, bien por correo electrónico bien por teléfono, sobre el riesgo de desplazarse a Toledo debido a las restricciones de movilidad vigentes.

Los hosteleros defienden que ”jurídicamente” es posible, puesto que están ejerciendo el derecho de reunión y porque acuden en el marco de una actividad profesional, para ”la defensa de sus negocios”, una excepción que -según Salamanca - existe en las limitaciones de movilidad.

”No arrancamos adoquines, no provocamos altercados, no somos un colectivo violento, sino que el objetivo es decir en voz alta la situación en la que estamos, porque creemos que es un derecho que no nos pueden quitar, y transmitirle con cercanía cómo estamos al presidente regional, Emiliano García-Page, y al resto de autoridades”, ha sentenciado Silva.

Inicialmemte la manifestación estaba previsto que diese comienzo a las 11 de la mañana, misma hora a la que el presidente autonómico tiene en su agenda la inauguración de un parque de bomberos en Orgaz, a unos 25 kilómetros de la capital regional.