Estado actual del Entrepeñas, uno de los embalses de cabecera del río Tajo. Foto: Twitter/@rioTajoVIVO

TOLEDO.- Un nuevo trasvase en medio de las tensiones entre comunidades autónomas por el uso del agua. La Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura ha aprobado para el mes de abril una nuevo derivación de 38 hectómetros cúbicos, el máximo permitido mensualmente en el Memorando que regula las transferencias de este acueducto, pese al riesgo de que los embalses de Entrepeñas y Buendía puedan entrar en una situación excepcional a partir del verano.

El órgano, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, se ha basado en un informe de situación de los embalses de Entrepeñas y Buendía para dar luz verde a este nuevo trasvase. El documento, elaborado el primer día de abril por la Comisión y el CEDEX, indica que el volumen de los dos pantanos castellanomanchegos era de 878,9 hectómetros cúbicos, superando el umbral para 586 hectómetros marcado como límite de situación hidrológica excepcional.

Publicidad

Es por ello que el informe concluye que el sistema de Entrepeñas y Buendía se encuentra todavía en una situación de normalidad hidrológica, de nivel 2, y por tanto, permite que se realice un trasvase de 38 hectómetros mensuales.

No obstante, el mismo organismo del Gobierno de España advierte de que esa situación de normalidad no sería duradera. Basándose en los datos obtenidos, los técnicos del Ejecutivo central deducen que los embalses podrían entrar en una situación hidrológica excepcional a comienzos del mes de julio. Esa situación de excepcionalidad se mantendría durante los tres meses siguientes.

En ese supuesto, posible si se mantienen los trasvases, recuerdan que el volumen máximo de agua que se podría transferir al río Segura se reduciría a los 20 hectómetros cúbicos por mes.

REPARACIÓN DE LA BUJEDA

Por otro lado, Comisión sobre el acueducto Tajo-Segura ha valorado positivamente la reparación realizada en el embalse guadalajareño de La Bujeda, en el cual se acumulan las aguas de Entrepeñas y Buendía antes de que tomen rumbo por el canal del trasvase hacia las tierras del Levante español.

En octubre del año pasado, se detectaron unas filtraciones en el embalse, dando lugar al vaciado del mismo para acometer las obras necesarias en su reparación. A pesar de los posibles retrasos en las transferencias, el Gobierno central autorizó un nuevo trasvase el mes siguiente.

El Ministerio liderado por la vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera, informa de que, después de las reparaciones de las filtraciones detectadas, se realizaron con éxito las tareas de llenado y puesta en carga de La Bujera. La ruta habitual del trasvase Tajo-Segura se reanudó el pasado 20 de marzo.