Darío Dolz (PSOE), a la derecha, e Isidoro Gómez Cavero (Cuenca Nos Une), a la izquierda, durante la firma de su pacto para gobernar la ciudad de Cuenca. EFE/Archivo

CUENCA.- Apenas dos semanas después de cruzar el ecuador de la legislatura, el Ayuntamiento de Cuenca se ve sacudido por una decisión que deja al Gobierno municipal del socialista Darío Dolz a dos ediles de la mayoría para afrontar esta segunda parte de su mandato. Situación en la que se encuentra después de que los seis concejales de la agrupación de electores Cuenca Nos Une, que desde junio de 2019 formaban parte del equipo de Gobierno junto a los once del PSOE, hayan decidido dejar el barco.

Así lo ha anunciado este viernes el impulsor de la agrupación, Isidoro Gómez Cavero, ha asegurado que la decisión es "firme e irrevocable", al considerar que su grupo podrá ser "más útil" a la ciudad desde fuera del Gobierno municipal.

Publicidad

"Podemos ayudar más a Cuenca y al Ayuntamiento actual desde fuera que desde dentro", señala Gómez Cavero, quien se muestra partidario de poder "aprovechar" su posicionamiento y el poder que les han dado los ciudadanos conquenses "solo para Cuenca".

Reconoce que puede ser considerado como "un hecho político raro, irracional", el hecho de que "uno que está en el poder se salga para ayudar a los que están en el poder", pero creen que es lo que debían hacer.

Es por ello por lo que han decidido poner a disposición del grupo socialista todas las competencias que hasta ahora ostentaban, por lo que Darío Dolz deberá de remodelar las concejalías para suplir las bajas de la agrupación de electores.

Una salida del equipo de Gobierno que, según Gómez Cavero, no significa la retirada de su apoyo al Ayuntamiento y a Dolz, al que aseguran seguirán respaldando ante los problemas que surjan en la capital conquense.

En este sentido, el líder de Cuenca Nos Une ha recordado que el primer punto de los objetivos que se marcaron hace ahora dos años "era apoyar al Gobierno que ganara la Junta de Comunidades, porque sin ayuda externa para el Ayuntamiento, Cuenca tiene un problema grande".

Por ello insiste en la importancia del compromiso existente con el Gobierno regional con el que son varios los proyectos en marcha, aunque considera necesario "apretar" para que de la intención se pase a la acción.

Están convencidos de que con esta marcha en bloque van a ganar en libertad a la hora de poder plantear sus opiniones y creen que su salida no va a desestabilizar al gobierno local.

En este sentido, cabe destacar que la salida del equipo de Gobierno de los ediles de Cuenca Nos Une se produce una vez aprobados los presupuestos municipales.

De este modo, el Gobierno municipal del PSOE queda sustentado por sus once concejales -dos menos de la mayoría-, mientras que la oposición se amplía, pasando a formar parte de ella los seis ediles de Cuenca Nos Une, junto a los otros seis del Partido Popular, mientras que Ciudadanos y Cuenca en Marcha -candidatura afín a Podemos- cuentan con uno cada uno.