Imagen de archivo de una pegatina contra el trasvase en una pasarela del acueducto Tajo-Segura. Foto: RíoTajoVivo

GUADALAJARA.- Están contentos porque por fin se le haya puesto "el cascabel al gato del trasvase", pero no se olvidan de las derivaciones de agua que se han realizado desde que comenzó el año al Levante "sin necesidad" y buscan cortar el grifo para los próximos dos meses.

La decisión tomada este martes por el Gobierno central de reducir de 38 a 27 hectómetros cúbicos al mes la cantidad de agua que se puede trasvasar por el acueducto Tajo-Segura en situación de normalidad hídrica (nivel 2), con el fin de "garantizar la estabilidad del sistema", ha sido celebrada como un éxito por la Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía, embalses de cabecera del río Tajo.

Un colectivo de localidades afectadas por el trasvase que han calificado la medida como "un paso adelante", aunque lamentan que "se haya tardado tanto en aprobar".

Si las nuevas normas acordadas ayer por el Consejo de Ministros hubieran estado vigentes desde enero "habríamos podido ahorrar 66 hectómetros cúbicos de agua", han indicado los ribereños, aunque han añadido que "no sirve de nada mirar atrás y estamos muy contentos por este primer paso".

Agradecimientos al Ministerio de Transición Ecológica que ha trasladado la propia presidenta de la asociación, María de los Ángeles Sierra, quien ha centrado sus elogios en la ministra Teresa Ribera "por atreverse por fin a modificar una regla absurda que nos obligaba a trasvasar una cantidad poco realista de agua".

Y es que aunque los ribereños lamentan que se siga trasvasando por decreto en nivel 2, sí reconocen que sentirán el "alivio" al reducirse la cantidad a trasvasar cuando los embalses estén en estas condiciones.

"No es lo ideal y trabajaremos para seguir modificando las reglas, para evitar que se trasvase por obligación y prime siempre la necesidad de la cuenca cedente, pero es el primer paso que se da en este sentido desde que se aprobó el infausto Memorándum y estamos muy contentos de que el Ministerio comience a andar en la dirección correcta", ha aseverado el vicepresidente de la asociación, Borja Castro.

Asimismo, Castro ha avanzado que con el fin "de paliar el brutal expolio de agua llevado a cabo sin necesidad desde enero, con la Región de Murcia atravesando un ciclo especialmente húmedo de lluvias y almacenando procedentes directamente del Tajo cerca de 190 hectómetros cúbicos", los ribereños solicitarán sendos "trasvases cero" en agosto y septiembre, para terminar el año hidrológico.

Al respecto, Castro ha señalado que "cuando más nos hacía falta el agua era este verano y hemos trasvasado sin que la necesidad de los regantes murcianos fuera real, solo porque podían" y ha apuntado que esperan que "ahora, en nivel 3, el Ministerio prosiga la senda de la razón y no trasvase una gota de agua", al tiempo que ha abogado por que "consuman la que tienen, que debería almacenarse por ley en nuestros embalses".