Residuos calcinados por el incendio en la planta de residuos de Almonacid. Foto: Ecologistas en Acción

CUENCA.- El Consejo de Transparencia y Buen Gobierno ha iniciado un procedimiento contra el alcalde de Almonacid del Marquesado, el socialista Álvaro Martínez Chana, por no facilitar información relativa al macrovertedero instalado en su municipio, donde se incendiaron grandes cantidades de residuos plásticos que provocaron una nube tóxica.

Unos residuos que no cuentan con la autorización de la Consejería de Desarrollo Sostenible para ser depositados en el vertedero. La resolución que regula las operaciones de gestión y tratamiento de la planta de Almonacid prohíbe explícitamente su almacenaje en el vertedero, señalando que solo pueden pasar por la planta de tratamiento, inoperativa desde que abrió el complejo.

Ante las "numerosas irregularidades" que Ecologistas en Acción pudo contemplar en el mayor vertedero privado de España, la organización ambientalista denunció los hechos ante el Seprona y solicitó información sobre la tramitación de las autorizaciones que llevaron a cabo tanto la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha como el Ayuntamiento de Almonacid, en especial el convenio firmado entre el Consistorio y la empresa propietaria de la instalación.

Pues bien, se da la circunstancia de que el alcalde de la localidad, quien también es presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, no ha facilitado ninguna información a la asociación ecologista, a pesar de que la ley de transparencia le obliga a responder a la solicitud en el plazo máximo de un mes.

Por ello, han presentado una reclamación al amparo del artículo 24 de la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno; frente a la omisión de contestación por parte del regidor de Almonacid.

La Oficina de Reclamaciones de Administraciones Territoriales, dependiente del Consejo de Transparencia, ha acusado recibo de la reclamación y ha dado "traslado del expediente al citado Ayuntamiento" con el fin de que "formulen las alegaciones que estimen por conveniente, con carácter previo a su resolución por este Consejo".

Correo del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno admitiendo la reclamación de Ecologistas en Acción.

El portavoz de Ecologistas en Acción de Cuenca, Carlos Villeta, se ha quejado de la opacidad del Ayuntamiento en torno a la planta de residuos. "Si todo se ha hecho de acuerdo a la legalidad, por qué se niega a entregar la documentación", ha preguntado el vocero.

En la misma línea, Villeta ha afirmado que el alcalde "tiene muchas cosas que explicar", como "los ingresos que recibe a merced del convenio" o si "ha existido trato de favor" hacia los propietarios del macrovertedero.

EL VERTEDERO SIGUE ABIERTO

Mientras se resuelve la petición de Ecologistas en Acción sobre la documentación relativa al vertedero, la asociación continúa su lucha por el cierre de las instalaciones. Después del incendio, la Delegación de la Consejería de Desarrollo Sostenible ha permitido que se reinicie el funcionamiento de la planta de residuos.

Los conservacionistas denuncian que la reapertura se ha realizado "sin que se subsanen ninguna de las deficiencias denunciadas", apuntando además que desconocen "si se ha reparado la impermeabilización del vaso de vertido dañada por el incendio o si la Junta ha iniciado algún expediente sancionador".

De lo que sí tienen conocimiento es de la apertura de la segunda celda de vertido –de un total de 16- para acumular la gran cantidad de residuos que llegan al complejo. Desde Ecologistas apuntan a que en la actualidad pasan una media de 50 camiones por día procedentes de todas las comunidades autónomas e incluso del extranjero, que dejan un total de 1.000 toneladas diarias.

Finalmente, los ecologistas han advertido de la posibilidad de nuevos incendios "ante la falta de efectividad de los controles e inspecciones de la Junta" y el aumento de los materiales combustibles acumulados. "Una catástrofe similar a la de Zaldívar se puede repetir", ha indicado Villeta.