La organización agraria subraya las "contraindicaciones" que tiene el uso de los pozos de emergencia en Las Tablas de Daimiel.

CIUDAD REAL.- La Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ciudad Real rechaza que la situación crítica del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel se deba al ejercicio de la actividad agraria y vuelve a plantear como solución la derivación de agua de la Tubería Manchega, en lugar de recurrir a la activación de los pozos de emergencia, tal y como se ha previsto. Consideran que esta medida genera un déficit de agua en la zona, "para después culpabilizar a los agricultores de la situación".

En un comunicado, la organización agraria apunta a que han sido las altas temperaturas y la falta de precipitaciones en época estival las que han acelerado el ritmo de desecación de la zona, ante lo que consideran que se debe tomar medidas urgentes, con el objetivo de garantizar la conservación del Parque Nacional.

Publicidad

Sin embargo, aseguran no comprender la "recurrente" decisión adoptada por la Comisión Mixta de Gestión de los Parques Nacionales de Castilla-La Mancha, que prevé activar a comienzos de otoño la batería de sondeos existente en el parque para paliar esta situación hídrica.

Desde la organización agraria creen que el encharcamiento artificial "no solo es un parche", puesto que también tiene "contraindicaciones", tales como la alteración del nivel freático en el entorno de estos pozos de emergencia, lo cual podría afectar al normal desarrollo de la actividad agraria.

Es por ello que consideran que la solución pasa por recurrir a una medida "externa", como es un trasvase de urgencia a través de la Tubería de la Llanura Manchega. "Una medida que está contemplada no solo en la ley del trasvase Tajo-Segura, sino también en el plan rector de uso y gestión del parque", recuerdan.

En este sentido, ASAJA lamenta que esta infraestructura siga sin estar operativa "a pesar de los compromisos adquiridos" por los responsables de la Administración nacional y autonómica, habiéndose invertido ya más de 300 millones de euros.

Exigen así "responsabilidad política" para poner en marcha la Tubería que servirá "no solo para recuperar esto entorno natural, sino para garantizar el abastecimiento humano, además de regularizar otras situaciones que afectan directamente al desarrollo de la actividad agraria".

Por último, reiteran la importancia del parque como revulsivo turístico, pero recuerdan que el desarrollo económico de la zona se basa, principalmente, en la agricultura, que además de generar empleo fija población.