Un nutrido grupo de representantes del PP a nivel regional y provincial acompañaron a Lominchar en su investidura.

TOLEDO.- Tras un verano convulso, plagado de reproches y renuncias en el seno del Gobierno municipal, el Ayuntamiento toledano de Corral de Almaguer vuelve a manos del Partido Popular. Este viernes se consumaba el traspaso del bastón de mando en un pleno al que no asistía la hasta ahora alcaldesa de la localidad, Dolores González (independiente que encabezó la lista del PSOE en las municipales de 2019), y del que salía como regidora la popular Manuela Lominchar.

Un pleno al que se llegaba después de que González, tras haberse quedado prácticamente sola en el Gobierno municipal, renunciara días antes a seguir presidiendo una Corporación marcada desde hace meses por el desgobierno y las discrepancias internas.

Publicidad

Una situación que se venía arrastrando desde el mes de julio, cuando el equipo de Gobierno se quedaba bajo mínimos, al renunciar a sus puestos cinco de los siete concejales que lo conformaban. Los primeros en hacerlo fueron tres ediles del grupo municipal socialista, que decidieron pasar a la oposición debido a sus diferencias con la alcaldesa, y a ellos les siguieron días después los dos concejales de Ciudadanos que en 2019 con sus votos habían posibilitado el gobierno del PSOE en la localidad. Una decisión que tomaban al considerar la situación "insostenible", fruto de los problemas internos de sus hasta entonces socios en el Gobierno y con quienes rompían así el acuerdo suscrito por ambas formaciones al comenzar la legislatura, al abrigo del pacto cerrado a nivel regional.

Un pacto que sirvió para sumar un concejal más que los populares, cuya lista fue la más votada en las urnas pero no les valió para alcanzar la Alcaldía en la localidad manchega.

En este contexto se llegaba al pleno celebrado este viernes, al que no quisieron faltar diversos cargos del PP tanto a nivel regional, con la presencia de la secretaria regional del partido, Carolina Agudo, como provincial, con su presidente a la cabeza, Carlos Velázquez, así como diversos alcaldes de la provincia.

Una sesión plenaria en la que desde el PSOE ni siquiera se presentó candidato para sustituir a González, y en la que los votos se dividieron entre la popular Manuela Lominchar y el número dos de Ciudadanos, Víctor Manuel Paniego.

En un salón de plenos lleno de público, se celebraba esta votación en la que los ediles del PP -como era de esperar- votaron a su candidata, obteniendo así Lominchar un total de seis votos. Por su parte el candidato de la formación naranja recibía cinco apoyos, se presupone que los dos de Cs y tres de los exediles socialistas, mientras que un cuarto se abstuvo.

No habiéndose alcanzado la mayoría absoluta en la votación por ninguno de los candidatos, se procedía a proclamar alcaldesa a Manuela Lominchar, al ser la candidata de la lista más votada.

Además de las felicitaciones que recibía por parte de los numerosos representantes del partido que llenaron el salón de plenos, también a través de las redes trasladaba su enhorabuena el presidente del PP regional, Paco Núñez, quien se mostraba convencido de que "con trabajo y esfuerzo tu pueblo saldrá de la parálisis actual para conquistar un futuro de oportunidades".

Con la investidura de Lominchar como regidora se ponía punto y aparte al 'culebrón' político de este verano en la provincia de Toledo, en el que la ingobernabilidad del Ayuntamiento ha ido minando la paciencia de los vecinos de esta localidad manchega.