Juliana Ferreiro junto a una de sus hijas en la entrada de la vivienda. Foto: MANU REINO / EFE

TOLEDO.- Una familia madrileña con cinco hijos, que ha sido desahuciada de su vivienda a raíz de la crisis económica derivada de la pandemia, inicia una nueva vida en la localidad toledana de Garciotum, donde pueden disfrutar de una casa cedida por el Ayuntamiento con la condición de que los pequeños estén escolarizados en el colegio del pueblo.

Desde esta semana, esta familia numerosa reside en esta pequeña localidad de la Sierra de San Vicente, con unos 200 vecinos, y los niños van a clase al colegio rural "Santa María Magdalena", que en total tiene veinte alumnos.

Publicidad

La vivienda cedida por el Consistorio, de unos 250 metros cuadrados, cuenta con cuatro habitaciones y dos cuartos de baño y ahora está habitada por una pareja con formación, él periodista y ella, trabajadora en una cadena de ropa, y sus cinco hijos.

La Fundación Madrina, dedicada a la asistencia y ayuda de colectivos en riesgo de exclusión o marginalidad en el ámbito de la infancia, mujer y maternidad, ha mediado para que esta familia tenga una segunda oportunidad y afirma que "se van felices".

Una versión que corrobora Juliana Ferreiro, la madre de familia, quien destaca que en el pueblo la familia ha sido muy bien acogida y valora que "la casa está totalmente nueva, es perfecta".

"Todos estamos muy felices, con un nuevo hogar y comenzando una nueva etapa en nuestra vida", subraya Ferreiro.

Además, afirma que cuatro de sus hijos ya han comenzado esta semana a acudir a clase en el pueblo y "lo han hecho con mucha ilusión".

Esta es una de las familias que se interesaron por la iniciativa impulsada por el Ayuntamiento de Garciotum, que ofreció vivienda a las familias con hijos en edad escolar, a cambio de que se escolarizaran en el colegio de la localidad.

Por su parte, el alcalde de Garciotum, Carlos David Palomares, asegura que "todo el pueblo está encantado" con llegada de los nuevos vecinos.

"Ellos están muy contentos, ahora mismo están en un sueño", destaca el regidor, al tiempo que subraya que "además en este caso, podrán hacer uso de una casa totalmente a estrenar".

Asimismo, Palomares se ha congratulado del "magnífico" inicio de curso escolar, ya que este año el centro educativo cuenta con un total de 20 alumnos, incluyendo a cuatro de los miembros de esta nueva familia.

"En esta convocatoria nos hemos visto totalmente desbordados de solicitudes", celebra el alcalde de Garciotum que ve que su municipio puede mantener, un año más, abierta la escuela rural.