Trasvase Tajo-Segura. | MINISTERIO TRANSICIÓN ECOLÓGICA

GUADALAJARA.- La Asociación de Municipios Ribereños lamenta la aprobación esta semana de un nuevo trasvase máximo de 20 hectómetros cúbicos desde la cabecera del Tajo hacia el Levante por parte del Ministerio, que sigue sin modificar las reglas de explotación a dos meses de agotarse el plazo autoimpuesto.

"Creemos que un Ministerio de Reto Demográfico y Transición Ecológica debería tener mayor sensibilidad con las necesidades de la España rural y el río Tajo , pero sigue mostrándose timorato ante las amenazas de la agroindustria y la extrema derecha levantina", clama el presidente de la Asociación, Borja Castro.

En nota de prensa, los Ribereños señalan cómo desde la Región de Murcia "argumentan una necesidad que solo puede calificarse como artificial", después de haber atravesado un ciclo húmedo que han desperdiciado por completo, sin acometer ningún recorte. "No están preparados para la falta de lluvia, después de ser una de las zonas más beneficiadas en el último lustro, pero eso no es culpa del Tajo", insiste Castro.

Desde la cabecera del Tajo están hartos de "gestionar miseria", trasvasando prácticamente todo el agua que entra en sus embalses para beneficio de una industria que no concibe ningún recorte.

"Si desde el Ministerio no se atreven, será la propia naturaleza quien ponga fin al dislate", sentencian. Así, señalan que las previsiones son "terribles" y, si no se cambia urgentemente la gestión, "condenan perpetuamente a una situación que sobre el papel se considera excepcional".