Fue declarado culpable por el jurado popular por dos delitos de asesinato con agravante de parentesco.

GUADALAJARA.- La Audiencia Provincial de Guadalajara ha condenado 44 años de cárcel al hombre declarado culpable por el jurado popular por dos delitos de asesinato con el agravante de parentesco por matar a sus padres en su casa en Brihuega en mayo de 2022.

En concreto, según la sentencia facilitada por el Tribunal Superior de Castilla-La Mancha, se le condena a la pena de 22 años de prisión por cada uno de los asesinatos de sus padres, inhabilitación absoluta durante el tiempo de condena y con la prohibición de aproximarse o de comunicarse con su hermana por cualquier medio durante diez años tras el tiempo de duración de la pena.

Asimismo, se le condena al pago de 300.000 euros a su hermana, quien ejerció la acusación particular, en concepto de responsabilidad civil, y se le declara incapaz de suceder a sus padres "por incurrir en causa de indignidad al haberles dado muerte", es decir, no podrá recibir la legítima herencia que le correspondería.

La sentencia añade que no ha lugar a la suspensión de la pena.

Según se recoge en los hechos probados de la sentencia, el acusado acabó con la vida de sus padres en la tarde del 9 de mayo de 2022, cuando ambos dormían la siesta, el padre en el salón y su madre, en el dormitorio, con un cuchillo de cocina que empuñó con las manos enguantadas.

El fallo de la Audiencia Provincial considera que ninguno de los dos fallecidos tuvo oportunidad de defenderse.

Asimismo, también recoge que aunque el condenado era consumidor habitual de alcohol, cannabis y cocaína y que padece diversas enfermedades mentales, ello no afectó a su capacidad para entender que con las puñaladas que estaba asestando a sus padres les iba a causar la muerte.

También añade que el acusado reconoció los hechos al día siguiente del parricidio ante la Guardia Civil y que ha estado en prisión preventiva desde el 11 de mayo de 2022.