La Justicia da la razón al alcalde ciudadrealeño al que sus compañeros de partido quisieron echar vía moción de censura

El TSJCLM considera que hubo irregularidades en la tramitación y anula la decisión del pleno para la que era necesaria mayoría reforzada.
Luis Santos agotará la legislatura al frente del Ayuntamiento de Alhambra.
photo_camera Luis Santos agotará la legislatura al frente del Ayuntamiento de Alhambra.

CIUDAD REAL.- Acabará la legislatura como la empezó, siendo alcalde de su pueblo, Alhambra, aunque desde el grupo no adscrito y teniendo que sufrir el boicot constante a sus propuestas de quienes en 2019 le acompañaron en la candidatura que les llevó a gobernar este ayuntamiento ciudadrealeño.

Una decisión firme por parte de Luis Santos Robles, quien ha recibido el respaldo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCLM) al anular la moción de censura que cuatro concejales del Partido Popular, cuya candidatura había encabezado en las últimas elecciones, presentaron contra él en mayo de 2020, mientras que se encontraba convaleciente por coronavirus -estuvo de baja 40 días- y apenas unos meses después de que desde la dirección provincial del partido le hubieran sugerido presentar la dimisión.

Entonces, el pleno en el que se debía debatir quedó suspendido cautelarmente por resolución judicial. El recurso interpuesto por Santos fue rechazado por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Ciudad Real, manteniendo vigente la moción de censura, por lo que el regidor recurrió ante el TSJCLM que, ahora -más de dos años después- le ha dado la razón.

Entiende el tribunal que se produjeron irregularidades en la tramitación de la moción de censura, que se votó siendo aún Santos miembro del grupo municipal popular, ya que su expulsión y paso al grupo de no adscritos debería haberse planteado en un pleno anterior, paso que no se llegó a dar.

No obstante, la secretaria municipal lo dio por bueno, excediéndose así en su competencia en la calificación del alcalde como miembro del grupo municipal de no adscritos, lo cual "solo correspondía al pleno", compuesto por cinco ediles del PP y dos del PSOE, según recoge el dictamen judicial.

De este modo, cuando el 22 de mayo de 2022 se sometía a votación del pleno la moción de censura, Santos seguía siendo miembro del grupo popular, por lo que era exigible la mayoría reforzada para sacarla adelante.

Según recoge la sentencia, los cuatro concejales del PP que impulsaron la moción de censura se sirvieron del "ardid" de expulsar al regidor del grupo, de modo que así podían establecer una mayoría suficiente (bastaba con 4 de los 7 concejales), distinta a la legal, para la tramitación de la moción de censura contra Santos.

El TSJCLM certifica que hubo un "incumplimiento flagrante de las formas, del procedimiento en cuanto a la dación de cuenta al pleno de la nueva situación, antes de la celebración del pleno que debatió y decidió sobre la moción de censura". Y es que, continúa, "solo a partir de ese momento la secretaria del Ayuntamiento podía valorar la nueva condición del concejal no adscrito del alcalde".

Algo que "carecía de eficacia en el momento de celebración del pleno sobre la moción de censura", lo que hubiera determinado la no convocatoria del pleno, ya que se requería la mayoría cualificada.

De este modo se acepta el recurso presentado por Santos y queda anulado el pleno, al haber obviado el paso previo que habría sido comunicar al pleno la expulsión del regidor del grupo municipal popular, algo imprescindible para que se hubiera podido sacar adelante la moción de censura con mayoría absoluta, en lugar de la exigible, en este caso, mayoría reforzada.

La sentencia, que puede ser recurrida ante el Supremo en un plazo de 30 días, pone fin a dos años y medio de tensión en esta pequeña localidad de la provincia de Ciudad Real. Dos años en los que no han faltado los insultos y las amenazas, algunas de ellas incluso de muerte, tal y como ha apuntado el propio regidor en declaraciones a los medios de comunicación, para quien este último tramo de la legislatura está siendo "un suplicio".

Y es que, explica, desde que el grupo no adscrito gobierna en solitario el Ayuntamiento de Alhambra, los ediles del PP se habrían dedicado a boicotear sus propuestas y obstaculizar el normal funcionamiento del Consistorio, ocasionando así "graves daños y perjuicios" a los intereses de la localidad y a sus vecinos. Muestra de ello que el Ayuntamiento sigue funcionando con los presupuestos de 2019, que se mantienen prorrogados.

Cabe recordar que mientras se esperaba la decisión del TSJCLM, en abril de 2021 Santos anunciaba su intención de denunciar ante la Fiscalía Anticorrupción a sus ya excompañeros de partido, acusándoles de cohecho y corrupción.

Santos ha defendido siempre que esta situación ha sido "consentida y aceptada" por el actual presidente provincial del Partido Popular, Miguel Ángel Valverde, así como por su predecesor y actual senador, Francisco Cañizares, sin que tampoco haya movido ficha al respecto al presidente regional del partido, Paco Núñez.

Ahora, tras haber recibido el respaldo del TSJCLM, Luis Santos ha pedido la dimisión de Valverde y de Cañizares, así como de los cuatro ediles populares que promovieron la moción de censura contra él que ha sido anulada.

Por su parte desde el PP de Ciudad Real aseguran respetar y acatar la sentencia, al tiempo muestran su apoyo a sus cuatro concejales en el Ayuntamiento de Alhambra, sobre los cuales aseguran que desde el inicio de la legislatura están trabajando por la localidad y lo van a seguir haciendo hasta el término de la misma.