La responsable de Sanidad de CCOO-CLM, Chelo Cuadra, ha presentado este 23 de septiembre un informe en Toledo sobre la evolución de los presupuestos y los indicadores sanitarios durante la legislatura de María Dolores de Cospedal, en el que se muestra una preocupante bajada. “Son datos que nos preocupan, y son los datos a tener en cuenta para empezar a recuperar la Sanidad Pública en Castilla-La Mancha”, ha declarado.

Estos datos, junto al resto de indicadores sanitarios, sitúan a la Comunidad a la cabeza de los recortes en la sanidad pública durante la pasada legislatura; y así lo perciben también los ciudadanos de la región, cuya valoración de su sistema público de salud pasó de ser de las más altas del país a una de las más bajas, según recoge el último Barómetro Sanitario del Ministerio de Sanidad.

Publicidad

Entre los datos referidos a Castilla-La Mancha sobre la evolución y situación de los sistemas públicos de salud destacan la disminución del presupuesto sanitario, la pérdida de puestos de trabajo y el cierre de camas hospitalarias.

Respecto a este último indicador, la región encabeza el ranking nacional tras perder 668 camas solo entre 2010 y 2013 (último datos disponible), lo que representa un recorte del 13,65%.

En cuanto a la pérdida de empleo, el SESCAM prescindió entre 2010 y 2015 de 2.781 trabajadores (-9,94%).

De ellos, 2.188 estaban encuadrados en centros de atención especializada, donde el recorte supone un 9,66% (frente al 4,47 de media estatal). Se han perdido 444 médicos y facultativos, 429 enfermeras, 516 auxiliares de enfermería y 165 titulados medios sanitarios, entre otro personal vinculado. Sin embargo, como puso de relieve Cuadra, sólo se suprimieron 51 puestos de “dirección y gestión”, pese a que el anterior Gobierno siempre sostuvo que era en este grupo donde se realizaban los máximos recortes.

En atención primaria, con un recorte del 4,38% frente al 1,34% de media estatal, CLM ha perdido 65 médicos de familia, 9 pediatras, 44 enfermeras y 81 efectivos de personal no sanitario

Por provincias, la mayor pérdida porcentual de puestos de trabajo la sufrió Cuenca (-21,56%; 548 profesionales menos en 2015 que en 2010. En Albacete se suprimieron 738 plazas (-12,53%); 652 en Ciudad Real (-7,88%); 420 en Guadalajara (-13,36%); y 423 en Toledo (-5,20%)

En cuanto al presupuesto, el SESCAM acumula una reducción de 1.915 millones desde 2010 a 2015, ejercicio este último en el que por primera vez creció levemente respecto al año anterior (un 1,38%). Pese a ello, la caída acumulada supone un 15,05.

Destaca la reducción del 83,72% en el capítulo de Inversiones, que pasaron de 296,6 millones en 2009 a tan sólo 48,3 en 2015. El recorte fundamental se produjo en 2012, con un presupuesto inversor de 53,7 millones frente a los 278,4 del año precedente.

Finalmente, el Informe de CCOO recoge también la opinión de los castellano-manchegos sobre su sistema público de salud reflejada en el Barómetro Sanitario 2014 del Ministerio de Sanidad.

Entre 2009 y 2012, los castellano-manchegos valoraban muy alto la atención sanitaria que recibían, en torno al 6,80; por encima de la valoración media de los sistemas sanitarios públicos del conjunto del país (en el 6,57%). Pero a partir de 2013, la valoración que merece el SECAM a los castellano-manchegos cayó bruscamente, al 6,15% ese año y al 6,07% el siguiente; quedando muy por debajo de las medias estatales (el 6,41% y el 6,31% respectivamente)

Igualmente brusco y negativo fue el cambio de opinión en la valoración de los servicios asistenciales (atención primaria y atención especializada), hospitalización y urgencias; y aún peor en lo que respecta a Listas de espera.