Desde la óptica institucional y preguntado por este asunto en concreto, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado que haber dado una vivienda social a las familias desalojadas del asentamiento chabolista de 'El Cavero' hubiera sido "injusto" con el resto de "cientos" de castellano-manchegos que demandan vivienda y además podría haber tenido un efecto llamada.

"Hay quién piensa que la única solución posible es una vivienda pública regalada, pero eso no es conforme a ley ni justo con los cientos de familias que demandan vivienda. Además, podría haber tenido consecuencias en el resto de asentamientos de la región y de los que se establecerían a partir de esa decisión", ha defendido García-Page.

Tras precisar que es "discutible" quién tiene la competencia en este asentamiento, que lleva más de 20 años en Olías del Rey, ha defendido que su Gobierno ha abordado este problema "con sentimiento" y ha destacado la implicación tanto de la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, como del delegado de la Junta en Toledo, Javier Nicolás, y del diputado toledano de Podemos José García Molina, que han dedicado a este asunto "atención diaria".

Dicho esto, y tras lamentar que "no ha habido lealtad institucional", ha criticado las diversas críticas de los responsables de la Delegación del Gobierno, que "no han dicho ni pío" durante todo el tiempo en que estas familias han estado viviendo en este asentamiento, añadiendo el "miedo" que le da pensar como "se habrían comportado ellos" de haber estado al frente del Ejecutivo de Castilla-La Mancha.

Publicidad

"En el último momento hay quien ha puesto una carpa, que prolonga el problema", ha criticado García-Page, en referencia a la decisión del Consistorio de Olías del Rey de ubicar a estas familias en tiendas de campaña en terrenos municipales.

Por último, el presidente regional ha asegurado que los afectados por este desmantelamiento "no se van a quedar en la calle porque hay embazadas de por medio" y su Ejecutivo busca soluciones para ellos.

Los socialistas culpan a las administraciones del PP

Por su parte, la diputada de los socialistas castellano-manchegos, Agustina García, también se ha referido al desalojo producido este jueves, recalcando que han sido dos administraciones del PP, como el anterior Gobierno de María Dolores de Cospedal como el actual Gobierno de la nación de Mariano Rajoy a través de la Tesorería de la Seguridad Social "quienes no han hecho nada" por evitarlo.

Así, ha incidido en rueda de prensa en que "el problema lo ocasionó el PP, el Gobierno de Cospedal y el Gobierno de Rajoy". "El asentamiento pertenece a la Seguridad Social, y el Gobierno de García-Page intentó llegar a un acuerdo en esos terrenos, pero no se aceptó".

En la misma línea, ha dicho que el Gobierno estatal "mira hacia otro lado ante problemas sociales", mientras que el Ejecutivo castellano-manchego "está poniendo alma y soluciones".

"Es el único Gobierno que ha puesto en marcha un parche de 1.800 euros para garantizar al menos seis meses de alquiler. Es una alternativa, no solo el cerrojazo que da el PP ante problemas sociales", ha afirmado.

El PP dice que el dinero de los privilegios podría ser una solución

El diputado del PP en las Cortes de Castilla-La Mancha Francisco Núñez se ha referido al desalojo lamentando la "nula respuesta" del Gobierno regional y recordando que la Junta cuenta con 300 viviendas vacías que podría utilizar para dar una solución habitacional a los afectados.

En rueda de prensa, ha asegurado que "con el dinero de los privilegios" del expresidente José Bono "se podría dar solución" a las familias desalojadas, tras lo que ha añadido que tanto el presidente autonómico como las consejeras de Fomento y Bienestar Social "son los que deberían haberse ido".

"El Gobierno no puede seguir mirando a otro lado cada vez que hay un problema, está para tomar medidas y está siendo incapaz de dar una solución", ha criticado.

Tras poner el acento en que las personas afectadas por el desalojo "se quedarán en mitad del campo" a partir de este viernes, ha instado a Podemos a "despertar y dejar de creerse las mentiras" del presidente autonómico, Emiliano García-Page.

En similares términos se ha pronunciado en una rueda de prensa en Cuenca el secretario general del PP en la región, Vicente Tirado, quien ha lamentado "la foto de la vergüenza" producida en El Cavero, "viendo que hay personas que tienen que dormir en tiendas de campaña en Castilla-La Mancha, a pesar de que Page tiene viviendas sociales cerradas que es incapaz de poner en marcha".

"Page es un presidente antisocial e inhumano", ha asegurado, haciendo alusión a la "inacción" del líder del Ejecutivo para solucionar el problema del asentamiento.

Podemos critica que se ha dejado todo a la improvisación

Por su parte, la secretaria de Coordinación de Podemos en Castilla-La Mancha, María Díaz, ha criticado que hasta el último momento "se haya mantenido la confusión" por parte de las instituciones.

Sobre el nuevo asentamiento en el que serán realojados, "es muy precario, con simplemente una carpa y un tanque de agua no potable, sin luz y con tiendas de campaña". "Para camping está bien, pero no para que puedan vivir", ha criticado.

También ha lamentado que desde el mes de junio "no se haya solucionado" este problema y  que finalmente "se haya dejado todo a la improvisación".

Del mismo modo, ha calificado de "insuficiente" el "parche" de 1.800 euros por familia que aportará el Gobierno regional. "Estas familias tienen problemas para encontrar alquileres y eso no va resolver nada", ha insistido.

Por último, ha querido poner el acento en que "nadie podrá culpar a los vecinos y nadie les debe tachar de conflictivos", porque "han sido un ejemplo en el desalojo y no ha habido incidentes porque han seguido las pautas que se les han ido marcando".