Cerca de 10.000 reclamaciones sanitarias no fueron tramitadas durante la legislatura de Cospedal. Así lo ha detallado el director general de Calidad, Humanización y Asistencia Sanitaria de Castilla-La Mancha, Rodrigo Gutiérrez, el cual ha acusado al anterior Ejecutivo del PP de ocultar las reclamaciones que los usuarios de la sanidad castellano-manchega realizaron en relación al copago farmacéutico.

En su comparecencia ante los medios de comunicación, el director general ha explicado también el incremento radical que se produjo a partir de 2011 en las quejas y reclamaciones de los usuarios, pasando de 14.289 en 2011 a cerca de 30.000 en 2013, llegando a más de 31.000 en 2014.

Publicidad

Además, Gutiérrez ha señalado que estas quejas se formularon tras la entrada en vigor del copago farmacéutico, puesto que había usuarios que creían que no tenían que pagarlo. Pero según ha denunciado Gutiérrez, los anteriores gestores sanitarios ocultaron "sistemáticamente" esas quejas para que no aparecieran contabilizas en el sistema de gestión de reclamaciones y sugerencias instalado desde el año 2007.

Tras pedir la derogación de dicho Decreto, el director general de Calidad, Humanización y Asistencia Sanitaria ha indicado que hay un dinero que los usuarios han pagado demás por dicho copago y que ahora el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha no sabe a quién lo tiene que devolver.

Las reclamaciones se duplicaron con el Gobierno del PP

Dicho esto, ha indicado que por medio del portal Transparencia y Salud, en el apartado 'La voz del paciente', los usuarios de la sanidad regional "después de cuatro años de oscurantismo y ocultación" podrán registrar sus reclamaciones, unas quejas que tuvieron una proyección descendente hasta 2011 y que casi se duplicaron bajo el Gobierno del PP. Y es que sí en 2011 se realizaron un total de 15.212 reclamaciones, en 2013 alcanzaron la cifra de 34.923.

Así, Gutiérrez ha indicado que hasta octubre del presente ejercicio se han tramitado un total de 24.205 de reclamaciones, de las que 21.075 han sido contestadas, 2.500 aún están sin contestar, 105 han sido archivadas y 2.111 anuladas.

Mientras, durante los 12 meses del pasado ejercicio se tramitaron 27.964 de un total de 30.698, de las que se anularon 2.371 "muchas de ellas relacionadas con el copago", ha lamentado el director general, que no obstante, ha precisado que ese número de reclamaciones en relación con los actos asistenciales que a diario realiza el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha supone un "tasa pequeña, no significativa".

En cuanto los motivos de las quejas presentados por los usuarios de la sanidad regional, las listas de espera encabezan el ranking, con el 39,2 por ciento de las reclamaciones, seguido de las citaciones -21%- o la demora de la asistencia -8,28%-.

Aunque hay un total de 25 categorías en las que se catalogan las quejas, a esas tres primeras, que suponen el 74,7 por ciento de las mismas, le siguen las reclamaciones interpuestas por disconformidad de los pacientes por el tratamiento recibido -6,87% y por la organización y las normas -5,68%-.

Las listas de espera no fueron las únicas que se dejaron de publicar

Gutiérrez ha afirmado que durante el mandato de los conservadores no sólo se dejaron de publicar los datos de listas de espera, sino que también se dejó de publicar la Memoria de Gestión del SESCAM, que venía haciéndose pública desde el año 2003 y que ofrece datos de actividad asistencial, de plantillas y de servicios ofertados. Una actitud, que según ha señalado Gutiérrez, responde “a una estrategia planificada de ocultación de datos para que los ciudadanos no pudieran tener acceso a esta información”.