En los últimos días, el presidente de Castilla-La Mancha ha sido el centro de atención de los focos mediáticos, aunque esta vez no ha tenido que ver con ninguna actividad parlamentaria o legislación dentro del marco autonómico, sino por su asistencia a una polémica entrega de premios.

El pasado jueves, Page asistió a los Premios Internacionales Rey Abullah Bun Abdulaziz de traducción, una ceremonia patrocinada por Arabia Saudí, una monarquía absoluta en la que se infringen los derechos fundamentales de las personas, sobretodo de las mujeres, las cuales tienen prohibido conducir o hacer vida social fuera del hogar sin estar acompañada de un hombre.

El presidente, que fue en calidad de invitado, no tardó en recibir críticas por parte de los partidos de la oposición. El diputado en las Cortes de Castilla-La Mancha de Podemos, David Llorente, denunció en su cuenta de Twitter la asistencia de Page a la ceremonia patrocinada por el régimen wahabita. Llorente escribió en la red social que “Page le avergonzaba profundamente al retratarse con uno de los regímenes más brutales y machistas del mundo”.

.@garciapage nos avergüenza profundamente retratándose con uno de los regímenes más brutales y machistas del mundo pic.twitter.com/SoFnlODRe8

Publicidad

— David Llorente (@DavidLlorenteS) 6 de mayo de 2016

Igualmente, el Partido Popular también cargó contra el presidente de Castilla-La Mancha. La expresidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal declaró sentirse indignada “como mujer” por el hecho de que el presidente Page saliese “aplaudiendo y sonriente junto a una mujer con burka”, confundiendo la prenda que llevaba la asistente, la cual iba ataviada con un hiyab.

El presidente no tardó tampoco en encontrarse con artículos críticos en la prensa, como el del periódico digital conservador El Confidencial, que denunció los halagos del presidente a la Casa Real Saudí. Page declaró en el encuentro que “era un honor que estuvieran allí, pues para quererse, hay que conocerse”. El diario también remarcó que la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, rechazó asistir al encuentro.

Page condena el uso de prendas islámicas y carga contra la oposición

García-Page no tardó en justificar su asistencia al encuentro, que reconoció que fue “incómodo y muy violento”. En una entrevista en Antena, el presidente fue preguntado por la polémica fotografía, a lo que respondió “rechazando por completo el uso del burka”.

El presidente también cargó contra la oposición que le criticó por asistir a un encuentro, asegurando que mantuvo “una compostura institucional”. Page declaró que “si alguien quiere estirar el chicle que plantee la ruptura de las relaciones diplomáticas y exteriores con Arabia Saudí, cosa que no va a hacer”. Asimismo, Page indicó que ni él ni el Gobierno regional organizaron ese acto de entrega de premios, al que simplemente acudió en calidad de invitado.

A García-Page le “llamó la atención las críticas del Partido Popular, cuando en la primera fila estaba llena de diputados y senadores de este partido”. El presidente detalló que al encuentro asistieron varios académicos y embajadores.

Sobre Podemos, Page ha sacado la máquina electoral y ha cargado contra la formación morada acusándolas de “sus relaciones financieras con Irán”, a pesar de demostrarse una y otra vez que el partido de los círculos no tiene vinculación con el régimen de los Ayatolás. Además, Page calificó a Podemos como un partido “de extrema izquierda”.

El titular del Ejecutivo regional también se ha mostrado molesto con las informaciones que apuntan que la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, declinó asistir al acto para marcar distancia, asegurando que la alcaldesa toledana no acudió por otros motivos e insistiendo en que "nadie sabía de la presencia de esa mujer con burka". "Me parece sacar las cosas de quicio. Me molesta que se haga ese uso", ha condenado García-Page, que ha lamentado que "se fabriquen noticias con mala intención".

Por último, ha señalado que él no le iba a hacer el feo a esa mujer "que bastante tiene con ser víctima del burka, de no aplaudir que le ha hayan dado un premio científico de alto prestigio". "Incluso sería injusto con ella misma", ha concluido.