TOLEDO.- Los socialistas castellano-manchegos creen que tras los resultados de las primarias del PP su lideresa regional, María Dolores de Cospedal, ya no tiene excusa para “rehuir su responsabilidad” y ser la candidata popular a la Presidencia de Castilla-La Mancha el próximo año. 

Así lo ha señalado el secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha, Sergio Gutiérrez, para quien esta primera vuelta en las primarias del Partido Popular arroja un veredicto claro, que Cospedal “es la gran perdedora” y que “allá donde más la conocen, menos la quieren”. 

Publicidad

Una reflexión que hacía en voz alta el número 2 del PSOE regional, momentos antes de participar en unas jornadas organizadas por los socialistas europeos sobre el futuro de la Política Agraria Común. Gutiérrez señalaba que se vuelve a cumplir esta premisa, “primero en Castilla-La Mancha, donde después de cuatro años de recortes los ciudadanos consiguieron echarla de la Presidencia regional y ahora, después de diez años siendo la secretaria general del PP, los militantes la echan del PP nacional”. 

No obstante, después de que la propia Cospedal se descartara para ocupar un cargo de relevancia en la nueva dirección del partido tras conocerse los resultados de esta primera vuelta, considera que debería ser ella quien se sitúe al frente de la candidatura popular para las elecciones autonómicas del próximo año. 

Preguntado al respecto, Gutiérrez pedía a la albaceteña que lo haga porque “tiene la responsabilidad de presentarse a las elecciones de Castilla-La Mancha. Es la presidenta del PP de la región, ella dice que es la líder de la oposición” y además, subrayaba, “ha pedido el respaldo de los afiliados de Castilla-La Mancha y lo ha obtenido”. 

De este modo el secretario de Organización de los socialistas castellano-manchegos se refería al significativo porcentaje de apoyos obtenido por Cospedal en la región en este proceso de primarias, consiguiendo el 65,5 por ciento de los votos emitidos en Castilla-La Mancha, a gran distancia de los que recibían Santamaría y Casado. 

Para Gutiérrez, ahora que “le han cerrado las puertas” de la política nacional, no hay excusa para “rehuir su responsabilidad como candidata a la Presidencia de Castilla-La Mancha”, según informaba en nota de prensa el PSOE.

También opinaba respecto al proceso que resta tras esta primera votación de cara al congreso que los populares celebrarán los próximos 20 y 21 de julio. Considera Sergio Gutiérrez que el PP “debería respetar a quien ha ganado este proceso interno para elegir al presidente del partido y evitar ese choque de legitimidades entre la democracia directa y ahora el chanchullo de los delegados de un congreso”. Por ello, apostillaba el secretario de Organización del PSOE, “si creen en las primarias, tienen que respetar los resultados de las primarias y respetar a quien ha convencido a la mayoría de los militantes”.  

EN EL PP VALORAN EL “ESPECTACULAR” RESULTADO 

Visión bien distinta es la que manifiestan desde las filas populares, cuyo portavoz en las Cortes, Francisco Cañizares, ha subrayado el “espectacular” resultado de Cospedal en Castilla-La Mancha, así como una importancia “decisiva” en el futuro de un PP más fuerte y unido. 

Tras felicitar a los militantes del PP por la total limpieza con la que se ha desarrollado esta primera fase, ha considerado que el sistema empleado es “el más idóneo” y confía en que suponga un “punto de inflexión” que culmine con la elección del nuevo presidente del PP. 

En este sentido, según informaban los populares en nota de prensa, Cañizares ha destacado el periodo de reflexión que se abre tras esta primera vuelta, que debe servir para “aunar voluntades” con un importante sentimiento de unidad y de fortalecer el Partido Popular. 

El portavoz del Grupo Parlamentario Popular se ha mostrado asimismo convencido de que el resultado de María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha es el mejor obtenido por cualquier candidato en una comunidad autónoma. 

Para Cañizares, esta primera fase del proceso ha dejado un PP más fortalecido y unido, dispuesto a ganar las próximas elecciones nacionales, autonómicas y municipales.