TOLEDO.- El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha decidido seguir la línea de Albert Rivera en Ciudadanos rodeándose de afines a sus mensajes en su directiva y apartando a quienes pudieran plantear algún tipo de crítica, pero también a quienes le vinieron 'impuestos' por la 'cuota Cospedal', a cambio del apoyo que ésta le daba en el tramo final de las primarias.

Uno de los que 'sale' de la Ejecutiva Nacional es Vicente Tirado, quien fuera secretario general del partido en Castilla-La Mancha y número 2 de la expresidenta de los populares castellano-manchegos. Hasta el momento había venido ocupando la Vicesecretaría de Política Territorial, al frente de la cual ha sido sustituido por Antonio González Terol.

Aunque este cambio deja a Tirado sin puesto en la cúpula popular, Casado tampoco le deja sin nada, al colocarle en la Presidencia de la comisión mixta de Seguridad Nacional en el Congreso de los Diputados. Un cargo al margen del partido, pero con el que 'acontentar' al político miguelete.

Un nuevo puesto que Tirado asegura es ”un honor” asumir, teniendo en cuenta que son ”muy pocas” las comisiones que el Partido Popular va a poder presidir en esta legislatura.

Publicidad

Así, en un archivo sonoro remitido a los medios, el exsecretario regional del PP castellano-manchego señala con cierta resignación que ”esa es la vida misma”, ya que ”en un momento determinado estás en una parte orgánica del partido y en otro en una parte institucional”.

Tirado está agradecido por el año que ha estado al frente de la Vicesecretaría de Política Territorial y considera que los políticos tienen que ser ”útiles” allí donde estén, aportando un ”valor añadido”, convencido de que hoy por hoy ”falta sentido común, altura de miras, hacer política con mayúsculas”.

No obstante, y aunque se le aparta del núcleo duro de la dirección del partido, Tirado continuará como vocal en el Comité Electoral.

Tirado incide en que en unos momentos como los que actualmente está viviendo España es ”determinante” buscar el interés general del país, de ahí que vaya a centrar su trabajo, ”con la mano tendida al diálogo permanente, a la eficacia”, de manera que la comisión pueda cumplir sus fines.

En este sentido, subraya que se relacionará ”con todo el mundo”, puesto que así se lo han pedido tanto el presidente del Partido Popular como el secretario general de la formación, Teodoro García Egea. El político castellano-manchego asegura que aportará su experiencia en este nuevo cargo ”desde la política sensata, de la cercanía, el acuerdo y el diálogo”.

Un nuevo reto que dice afrontar ”con mucha ilusión” y ”con mucha responsabilidad”. Un puesto desde el que tratará de buscar estabilidad, ya que -dice- ”la gente lo que quiere no es que los políticos estén tirándose los trastos a la cabeza, sino buscar los puntos de encuentro, aquellas cosas que nos unen y no las que nos separan”.

En esta línea sentencia que ”antes que autoridad somos servidores públicos y hay que seguir siéndolo en todo momento”.

Pero el de Vicente Tirado no es el único nombre que baila en esta renovada dirección de Pablo Casado, en la que éste ha movido ficha para colocar junto a él a sus apoyos más firmes. Entre ellos a la polémica Cayetana Álvarez de Toledo, a la que ha decidido situar como portavoz parlamentaria del partido.

Junto a esta decisión, que no estará exenta de polémica dentro y fuera de las filas populares, también comunicaba el nombramiento de la presidenta del PP navarro, Ana Beltrán, como vicesecretaria de Organización del PP, y del diputado por Málaga Pablo Montesinos como nuevo vicesecretario de Comunicación.

Asimismo se crea una Vicesecretaría de Participación, al frente de la cual Casado ha situado al gallego Jaime Olano, mientras que mantiene como responsables de la Vicesecretaría Social y la Sectorial, a Cuca Gamarra e Isabel García Tejerina, respectivamente.