Una niña coloca su mochila en un colegio. EFE/Archivo

TOLEDO.- El Gobierno de Castilla-La Mancha continúa dando pasos hacia el acceso universal del primer ciclo de Educación Infantil. Si el año pasado se habló de la financiación de este tramo a través de la enseñanza pública con la ministra Isabel Celaá, ahora es el presidente de la región el que anuncia que la Junta está trabajando en un nuevo plan que afecta a la educación temprana.

Emiliano García-Page ha aprovechado un acto con motivo del Día Internacional del Pueblo Gitano para reivindicar un sistema educativo "publico, universal y gratuito", al tiempo que ha introducido algunas de las líneas maestras que tendrá la próxima estrategia educativa de la Junta.

Publicidad

El principal objetivo de este "potente" plan, que se presentará el próximo mes de mayo e irá más allá de la expansión de la educación de cero a tres años, es el "facilitar la conciliación de hombres y mujeres" en el entorno familiar, de una forma similar a como lo haría "la atención temprana en materia sanitaria".

"No solo vamos a ampliar la educación tal y como la conocemos", ha declarado Page, que también ha incidido en la importancia de los valores que reciben los alumnos en la escuela. Y es que, para el dirigente de la comunidad autónoma, "es esencial lo que aprenden los niños desde pequeños, para el comportamiento de las generaciones futuras".

El presidente ha seguido defendiendo el papel de la enseñanza pública, señalando que prefiere que "todos los valores se aprendan en la escuela y no en las redes sociales o Internet", las cuales considera que "muchas veces, más que informar, nos desinforman".

Dicho esto, Page ha asegurado ante los representantes de la comunidad gitana que el Gobierno regional está contemplando la implantación en el currículo escolar de una unidad didáctica sobre la cultura romaní. La intención de esta temática sería la de acabar con la discriminación hacia los gitanos, aplicándose "de manera más intensa" en los lugares donde "sea más necesario".

Así mismo, el presidente regional ha recibido de manos del vicepresidente segundo del Consejo Regional del Pueblo Gitano, Jesús Carlos Losada, el ‘bastón de mando’, máximo exponente del patriarcado en la cultura gitana. ‘La cachaba’ o bastón gitano es un símbolo que solo tienen autoridad para llevar los patriarcas o "ancianos arregladores" dentro de la comunidad gitana. “Intentaré ganarme el respeto y la dignidad que reporta este bastón”, ha dicho García-Page.