Olga Arribas, hasta ahora secretaria regional de UGT, junto al líder estatal del sindicato, Pepe Álvarez, durante el último congreso autonómico. ARCHIVO

TOLEDO.- UGT vuelve a la interinidad en Castilla-La Mancha. La hasta ahora secretaria regional, Olga Arribas, ha presentado su dimisión después de permanecer tres meses al frente de la organización, cuando fue elegida en el Octavo Congreso del sindicato con algo más del 78 por ciento de los votos.

Desde la UGT han agradecido a Arribas por su dedicación, y han informado de que ha dejado su cargo para ocupar un puesto de responsabilidad en el seno de la dirección a nivel estatal. No obstante, aunque la toledana no seguirá ocupando la Secretaría General, sí que habrá continuidad en el proyecto, puesto que se mantendrá la Ejecutiva elegida el pasado 10 de marzo.

Publicidad

Igualmente, han explicado que Luis Manuel Monforte, Isabel Carrascosa, Marta Gil y Javier Flores pilotarán la organización hasta que se elija a la persona que dirigirá UGT en Castilla-La Mancha durante los próximos cuatro años.

El sindicato de clase no levanta cabeza desde la dimisión en 2019 de Carlos Pedrosa, que abandonó la dirección autonómica de la UGT tras más de 17 años a la cabeza con el fin de "dejar paso a gente del siglo XXI" y afrontar los retos actuales del mundo laboral. La organización mantuvo una comisión gestora hasta la convocatoria del último congreso, que se retrasó cinco meses debido a la pandemia.

Ahora, la UGT tratará de resolver esta situación de provisionalidad en un proceso exprés dentro del Comité Regional, máximo órgano entre congresos, que se celebrará en Toledo el próximo 30 de junio. Se espera que ese día haga acto de presencia el secretario general a nivel estatal, Pepe Álvarez.