Page responde a Garzón por "amenazar" al sector cárnico y pide que deje de "inventarse problemas"

El presidente de Castilla-La Mancha cuestiona con dureza el papel del ministro de Consumo, al que ha sugerido que salga de Madrid porque "no termina de saber lo que está pasando en este país".

TOLEDO.- La polémica causada por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, por su campaña apoyando la reducción de ingesta de carne en la sociedad ha trascendido las fronteras de la vida política de la capital, provocando el enfado de amplios sectores de la España rural.

Entre ellos, el del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que ha arremetido contra el ministro y coordinador de Izquierda Unida, pues considera que Garzón desconoce la realidad del país y con su propuesta "amenaza a miles de puestos de trabajos dedicados al sector cárnico".

Publicidad

Durante su intervención en un acto realizado en la localidad toledana de Torrijos, el dirigente autonómico ha declarado que "en Madrid se dicen muchas tontás" (sic), en referencia a la política nacional, afirmando que "la gente que vive políticamente de la M-30 para dentro no termina de saber lo que está pasando en este país".

García-Page ha continuado reprobando a Garzón -que pidió a los españoles que cambiaran su dieta por los efectos que genera en la salud y el planeta- definiéndolo como "un ministro que se está inventando su cargo todos los días", al cual "no se le ocurre otra cosa que decir que no hay que comer carne".

"No tiene nada que hacer", ha comentado el presidente regional, quien ha cuestionado el papel del actual Ministerio de Consumo, un área que en Castilla-La Mancha se reduce a una Jefatura de Servicio dependiente de la Consejería de Desarrollo Sostenible.

En este sentido, García-Page ha lamentado la deriva de Garzón, advirtiendo que "mañana irá contra el vino y pasado contra el queso".

"No sé el futuro que tienen como dietistas. Pero si no tienen nada que hacer, que no se inventen la política porque crean problemas", ha pedido Page al ministro, al que también ha reprendido por "generar una dinámica de agresividad contra el sector privado".

Page no ha sido el único político socialista que ha criticado a Garzón por sus declaraciones. El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, también lo ha desautorizado, exigiéndole que "no entre en polémicas que no van a ningún lugar" y el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, preguntado por la controvertida propuesta de Garzón ha dicho que "un chuletón al punto es imbatible".