Olivar, viñas, almendro y cultivos hortícolas, el campo castellanomanchego arrasado por la DANA

En la provincia de Toledo numerosos olivares se han quedado sin producción y en Recas una plantación de 130.000 lechugas sufre importantes daños. Explotaciones de Cuenca, Ciudad Real y Albacete también se han visto afectadas.

TOLEDO.- El paso de la DANA (depresión aislada en niveles altos) no solo ha dejado importantes daños en los núcleos urbanos, ciudades y pueblos que vieron sus calles convertidas en ríos, sino que también ha pasado factura al campo castellanomanchego.

Daños que están siendo valorados, y que apuntan a cuantiosas pérdidas en amplias zonas del territorio. Así lo ha señalado la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Toledo que destaca las cosechas perdidas de aceitunas y cultivos hortícolas, así como la existencia de caminos intransitables.

Detallan cómo según las primeras estimaciones realizadas por los servicios técnicos de Asaja, la tromba de agua y granizo afectó especialmente a una extensa franja de terreno agrícola de los municipios de La Puebla de Montalbán, Casasbuenas, Navahermosa, Gálvez, Polán, Guadamur y Cobisa, donde ha tirado toda o la mayor parte de la producción de aceituna.

En este caso, informa Asaja, el cultivo del olivar venía con una cosecha inferior a la normal debido a las secuelas del temporal Filomena del pasado mes de enero; en concreto se estima que rondaba el 70 por ciento de un año normal, y tras el paso de la DANA o gota fría, muchos de estos olivares se han quedado sin producción.

Publicidad

Otros cultivos afectados son los hortícolas, con daños en explotaciones de tomate en La Puebla de Montalbán y en productos de huerta en La Sagra, y entre los numerosos damnificados, en el municipio de Recas, la granizada ha ocasionado importantes daños en una plantación de 130.000 lechugas.

Las plantaciones hortícolas también se han visto muy afectadas por las lluvias torrenciales de este miércoles. Foto:Asaja Toledo

Además, las tormentas también an afectado a viñedos en Almaguer, Consuegra y Villacañas.

A los daños en los cultivos hay que añadir los ocasionados en los caminos, algunos de ellos ya muy afectados por Filomena y que ahora están intransitables, por lo que Asaja de Toledo ha solicitado mayor implicación de las administraciones de las que dependen los caminos que, en muchas ocasiones, tienen que ser arreglados por las asociaciones de agricultores ante la inacción de los poderes públicos.

"NUNCA ANTES HABÍAMOS VISTO NADA ASÍ"

En la provincia de Cuenca, las tormentas de lluvia y granizo entre Iniesta y Villagarcía del Llano, han arrasado grandes superficies de viña, olivar y almendro, además de haber anegado naves ganaderas y algunos animales han muerto ahogados.

En declaraciones a Efe, Elisa Martínez (Asaja en Iniesta), ha explicado que "viñas en espaldera han quedado tumbadas" y la fuerza del agua ha provocado daños en viñas en vaso, y ha apuntado que también hay muchas parcelas de olivar arrasadas, así como de almendros.

"Es histórico. Nunca antes habíamos visto nada así", ha señalado Martínez, quien ha expresado su pesar por lo ocurrido en un momento en que está comenzando la vendimia.

Martínez también ha asegurado que la cooperativa de la localidad ha sufrido daños y varios animales han muerto ahogados en explotaciones ganaderas por el nivel del agua.

La fuerza del agua obligó además a desalojar a decenas de vecinos de las viviendas más bajas, sobre todo mayores, y los bomberos rescataron a varios conductores de sus vehículos, según ha indicado a Efe fuentes municipales.

TAMBIÉN EN CIUDAD REAL Y ALBACETE

Pero los campos de Toledo y Cuenca no han sido los únicos azotados por la DANA, pues cultivos de las provincias de Ciudad Real y Albacete también han sufrido las consecuencias de las fuertes tormentas.

Concretamente en Ciudad Real el pedrisco ha causado numerosos daños en las explotaciones, principalmente de olivar, viñedo y almendro.

Así lo ha asegurado el secretario provincial de Asaja, Florencio Rodríguez, que ha detallado que los municipios más afectados son, además de Malagón, Almagro, Carrión de Calatrava y los de la comarca de Campo de Montiel, como Terrinches, Villahermosa, Puebla del Príncipe, Fuenllana, Santa Cruz de los Cáñamos y Montiel.

En esta zona las lluvias torrenciales han afectado cultivos como el olivar, la vid, los pistachos y algunos hortícolas, con daños que oscilan entre el 60 y el 80 por ciento de la producción, llegando en algunas zonal al 100 por ciento.

Rodríguez ha puesto como ejemplo para ilustrar la fuerza con la que cayó el granizo la aparición de gallinas muertas en algunas fincas de Malagón.

En la provincia albaceteña principalemente han sufrido daños los viñedos de las localidades de Villarobledo, el Bonillo, Minaya y Ossa de Montiel.