Unos 7,5 hm3 se destinarán a abastecimiento urbano y 4,5 a labores de regadío. Foto: ASOCIACIÓN DE MUNICIPIOS RIBEREÑOS

TOLEDO.- Primer trasvase desde la cabecera del Tajo tras la crisis ambiental del Mar Menor. El Ministerio de Transición Ecológica ha aprobado para el mes de septiembre una nueva derivación hídrica a la cuenca del Segura de unos 12 hectómetros cúbicos, 8 por debajo del máximo permitido en el nivel 3, de situación hidrológica excepcional.

Una previsión que se mantendrá durante el próximo semestre, y que ha sido tenida en cuenta por el Gobierno central, que ha descartado autorizar los 20 hectómetros cúbicos que había recomendado en un primer momento la Comisión Central de Explotación del acueducto.

De los 12 hectómetros permitidos, 7,5 rián destinados para abastecimientos urbanos, mientras que los otros 4,5 se emplearán en labores de regadío.

La Comisión se ha reunido de forma telemática este martes para analizar la situación hidrológica y ha valorado las perspectivas del mes de septiembre con arreglo a las normas aprobadas mediante real decreto el pasado 27 de julio.

Publicidad

Según el informe del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex), las existencias conjuntas efectivas a 1 de septiembre en Entrepeñas y Buendía se sitúan en 608,5 hectómetros cúbicos, por debajo del umbral de la normalidad hidrológica.

Asimismo, existe en el Levante un volumen de agua sin usar de unos 126,5 hectómetros cúbicos, correspondiente a trasvases anteriores. Del total, unos 113,9 corresponden a agua trasvasada disponible en la cuenca del Segura para abastecimientos y regadío, mientras que los 12,6 hectómetros cúbicos restantes están autorizados pero todavía no se han trasvasado.