Las clases se retomarán en todo el país el próximo lunes de forma presencial.

TOLEDO.- De forma presencial y en la fecha prevista, la vuelta a las aulas tras las Navidades en todos los niveles educativos y en todo el territorio nacional se producirá el próximo lunes, 10 de enero.

Así se ha acordado en la reunión extraordinaria conjunta de la Conferencia Sectorial de Educación, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y la Conferencia General de Política Universitaria, que se ha celebrado esta mañana de manera telemática.

Una reunión sobre la que ha informado la consejera de Educación, Cultura y Deporte, Rosa Ana Rodríguez, a través de un vídeo remitido a los medios de comunicación al término del encuentro.

Rodríguez ha explicado cómo en la reunión Castilla-La Mancha ha expuesto su posición respecto al inicio del segundo trimestre, abogando -"como siempre hemos mantenido"- por la presencialidad.

Una defensa de la presencialidad "por coherencia educativa", pero también por entender que "en este momento los centros son espacios seguros" y más aún "por las campañas de vacunación que hemos llevado a cabo", ha subrayado la consejera.

En este sentido ha destacado que en Castilla-La Mancha en estos momentos el porcentaje de vacunación de los alumnos y alumnas de entre 5 y 11 años alcanza el 30,4 por ciento, más de dos puntos por encima de la media nacional que se sitúa en un 28 por ciento.

Junto a ello, en la región también se ha iniciado durante el periodo de Navidades con la administración de la tercera dosis a los docentes.

Por otra parte durante la reunión también se han abordado los protocolos puestos en marcha en los centros educativos, los cuales son "garantía de seguridad". Algo que se ha logrado incidiendo en los recursos humanos y materiales, pero también gracias al ejercicio de "corresponsabiidad" por parte de toda la comunidad educativa a la que "tenemos que seguir agradeciendo esa contextualización de los protocolos en sus propios centros".

Medidas, cabe recordar, que fueron publicadas en la guía-sociosanitaria remitida a los centros el pasado mes de septiembre, las cuales el Gobierno regional sigue considerando adecuadas para la situación actual de la pandemia.

De este modo, Castilla-La Mancha al igual que el resto de comunidades autónomas, tal y como se ha acordado en la reunión por unanimidad, retomará el curso escolar tras el parón navideño el próximo lunes, 10 de enero, con presencialidad.

No obstante, Rodríguez ha considerado que si se produjera algún cambio, las decisiones se deben tomar "en el seno de la Comisión de Salud Pública". Desde Castilla-La Mancha, ha asegurado, "haremos todo aquello que desde el punto de vista del protocolo sanitario se nos marque en esa Comisión de Salud Pública", un órgano -ha precisado- en el que están representadas todas las comunidades autónomas y por tanto las decisiones que se adoptan "son decisiones de país".

Por su parte, tras el encuentro, los ministros de Sanidad, Educación y Universidades, Carolina Darias, Pilar Alegría y Joan Subirats, respectivamente, ofrecían en Moncloa una rueda de prensa para informar sobre los acuerdos adoptados.

Para Darias el haber mantenido la presencialidad en todas las etapas educativas "es un éxito de país", al tiempo que ha asegurado que con la reunión de hoy se ha cumplido con el mandato del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras la Conferencia de Presidentes de "garantizar la presencialidad en las aulas para que nuestros niños, niñas y jóvenes puedan desarrollarse completamente".

Ha recordado que los datos de contagios en las aulas en el sistema educativo no universitario se han mantenido durante todo el curso escolar con un número de aulas en cuarentena por debajo del 0,5 por ciento. Con el crecimiento de la variante ómicron, se alcanzaba un pico máximo el pasado 22 de diciembre, coincidiendo con el inicio de las vacaciones escolares, con un 1,3 por ciento de aulas en cuarentena.

Por su parte la ministra de Educación, Pilar Alegría, ha subrayado la importancia de apostar por la presencialidad. Así ha señalado que a pesar de la situación epidemiológica provocada por la variante ómicron y la "lógica preocupación que suscita", la vuelta a clase en la fecha prevista y con el cumplimiento riguroso de los protocolos de prevención ya conocidos es la mejor opción para los escolares, para las familias y para el conjunto de la comunidad educativa".

Cerrar las escuelas, ha incidido la ministra, "implica una pérdida enorme en los aprendizajes y pone en riesgo el bienestar psicológico y la salud emocional de niños y adolescentes", tal y cono confirman estudios recientes del Banco Mundial, la Unesco y Unicef, ha precisado.

Desde el ámbito universitario, el ministro Subirats también ha destacado la importancia de mantener la presencialidad en la vuelta a las clases.

Asimismo y respecto a la convocatoria de exámenes, ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad al respecto: "Es una decisión generalizada del sistema universitario que nadie pierda convocatoria por motivo de contagio o confinamiento".

Subirats ha apuntado la necesidad de "intensificar" la implementación de los protocolos ya existentes, así como de los canales de comunicación con la comunidad universitaria.

En esta línea ha recordado que los contagios que se producen en la franja de edad correspondiente a la comunidad universitaria "no se están produciendo en el propio ámbito universitario, sino fuera de él", por lo que ha mostrado su convicción de que las aulas son, en términos generales, "espacios seguros".