García-Pge, junto a Pastor, Dolz, Garde y Martínez Guijarro tras la firma del protocolo con la UCLM en Cuenca. - D. ESTEBAN | JCCM

CUENCA.- El jefe del Ejecutivo de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, va a solicitar una Conferencia de Presidentes para que los responsables autonómicos hagan frente común y se busque un acuerdo de Estado en el que se asuma el compromiso "riguroso" de no aprobar leyes que supongan gastos a las autonomías "si no van acompañadas de la financiación específica y además, garantizada".

Ha avanzado su intención de pedir esta reunión en Cuenca, tras la firma de un protocolo con la Universidad de Castilla-La Mancha para facilitar el uso de instalaciones del campus de cara a la celebración de eventos en la ciudad. Allí se ha mostrado muy crítico con las decisiones de la política "desaprensiva" que se plantea a nivel nacional; una política "facilona, inasumible, del yo invito y tú pagas".

Así se ha pronunciado durante el acto que ha compartido con el rector de la UCLM, Julián Garde, ante la queja de los rectores españoles de la CRUE (Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas) por la falta de financiación de la nueva Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU), cuya aplicación estiman en unos 844 millones de euros.

En este sentido, García-Page ha subrayado el hartazgo en las comunidades autónomas con la facilidad con que a nivel nacional se plantean "simples ocurrencias" o proyectos de ley que se construyen "en el aire, sin contar con casi nadie y con muy difícil materialización".

Comparte por ello la preocupación con la CRUE sobre el gasto que la decisión del Estado "obligará" a las universidades. Por ello ha advertido que "las comunidades autónomas que no hemos compartido la legislación que se plantea no la vamos a financiar". "No lo vamos a plantear. Vamos a establecer reclamación al Estado para que asuma la deuda a la que obliga a las universidades a asumir, un gasto no financiado previamente", ha señalado. Y es que, ha precisado Page, "es muy cómodo, fácil e irresponsable que en España se legisle para que paguen los demás".

Por ello a partir de enero está dispuesto a "pilotar" una iniciativa para que se convoque una Conferencia de Presidentes específica, en la que el Estado se comprometa a no aprobar legislaciones que supongan más gasto para las comunidades si no van acompañadas de financiación. Pide así un compromiso de "lealtad mínima", para el que se dirigirá a todos los presidentes autonómicos de cara a frenar que se incurra en este tipo de gastos para las regiones con una ley de "las cuentas de la lechera".

DINERO PARA INVESTIGACIÓN, PARA TODOS

Durante su intervención en este acto, en el que junto al rector también han participado el alcalde de Cuenca, Darío Dolz, y el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Amador Pastor, el presidente castellanomanchego ha reclamado que los 150 millones de euros pactados a nivel nacional para la investigación solo de las universidades catalanas "se extiendan a todas las universidades del país".

Y es que, ha recalcado García-Page, se trata de "dinero de todos" y de ahí que "por mucha bronca que quieran montar los independentistas, el sistema de financiación tiene que ser común o no será, porque no refleja la Constitución otro camino y otra posibilidad". Al mismo tiempo, ha señalado que "si hay dinero extra y privilegio financiero para investigación en las universidades catalanas, lo tiene que haber para el resto y así lo vamos a exigir".