Ruiz Molina ha informado sobre el decreto de planificación del juego aprobado por el Consejo de Gobierno. - D. ESTEBAN | JCCM

TOLEDO.- El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado este martes el decreto de planificación del juego en la región, con el que se oficializa el anuncio realizado hace unos días por el jefe del Ejecutivo autonómico, Emiliano García-Page, respecto al "parón absoluto" que se iba a plantear a la apertura de nuevas salas de juego durante los próximos cuatro años.

Un decreto con el que la comunidad autónoma pretende promover el juego responsable y hacer compatible esta actividad con la protección de los sectores más vulnerables, como los menores de edad o personas con adicción, así como apoyar el juego "moderado, no compulsivo y responsable".

Así lo ha explicado el consejero de Hacienda, Administraciones Públicas y Transformación Digital, Juan Alfonso Ruiz Molina, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en Toledo para informar sobre los acuerdos del Consejo de Gobierno relacionados con su departamento. Una comparecencia en la que ha estado acompañado por la directora general de Tributos y Ordenación del Juego, Susana Pastor, junto a quien ha explicado que con esta medida se pretende "reducir progresivamente el número de establecimientos", hasta lograr que la densidad de locales de juego en la región, en relación al número de habitantes, "esté en consonancia con la media nacional".

En este sentido ha detallado que, según los últimos datos publicados, a 31 de diciembre de 2022 con 191 locales en Castilla-La Mancha, la densidad de establecimientos de juego por cada 100.000 habitantes era de 9,30 en la región, mientras que en el conjunto nacional la densidad media era de 7,87 establecimientos por cada 100.000 habitantes.

No obstante, Ruiz Molina ha subrayado que las medidas adoptadas hasta el momento por el Gobierno regional "están dando sus frutos", ya que desde el año 2018 hasta la actualidad se ha conseguido reducir en un 14,5 por ciento del número de establecimientos de juego en Castilla-La Mancha, "pasando de 221 en 2018 a 189 en 2023".

El titular de Hacienda, Administraciones Públicas y Transformación Digital ha explicado que el contenido de este decreto se suma a las medidas incluidas en la Ley del Régimen Administrativo y Fiscal del Juego de Castilla-La Mancha, aprobada en 2021, con el objetivo de reducir esas externalidades negativas que el juego produce. Medidas entre las cuales ha recordado la limitación de distancias de los establecimientos de juego a los colegios (300 metros) y de los establecimientos de juego entre sí (150 metros); o la posibilidad de que los municipios puedan declarar parte de su término municipal como zona saturada de locales de juego, tal y como se hacía en marzo de 2022 en Guadalajara, convirtiéndose en la primera capital de provincia de la región en aprobar una declaración de zonas saturadas de este tipo de establecimientos para los barrios de El Alamín y Plan Sur.

También, el refuerzo de los mecanismos de acceso, de forma que cada una de las entradas de las que disponga el establecimiento cuente con un sistema automatizado destinado a impedir el paso de aquellas personas que lo tengan prohibido; o el incremento del importe de las sanciones que pueden imponerse, asegurando que éstas no puedan, en ningún caso, resultar más beneficiosas para quienes incumplan que la propia comisión de la infracción.

De igual modo, Ruiz Molina ha resaltado que, en relación con las máquinas de juego instaladas en los locales de hostelería, las conocidas como máquinas tragaperras, el decreto limita a 100 el número de nuevas autorizaciones de explotación para cada año. En este sentido, ha subrayado que, como consecuencia las medidas de intervención que se están aplicando, la cifra se ha reducido en un 13,8 por ciento, al pasar de 8.569 máquinas en 2018 a 7.389 en 2023, cerca de 1.200 menos.

"Queremos, en definitiva, contribuir a la reducción de los problemas de salud pública y, por tanto, nuestra prioridad es la protección de la ciudadanía, algo que entiende perfectamente el sector", ha asegurado el consejero, quien ha añadido que estas medidas se complementan con el plan de prevención de las adicciones en Castilla-La Mancha.

De esta forma, ha concluido, "mientras una parte del Gobierno trabaja en los aspectos de intervención y control, como es el caso de la Consejería de Hacienda, la Consejería de Sanidad trabaja en las acciones preventivas", tal y como establece la Ley del Juego en Castilla-La Mancha, que encomienda, especialmente, a la Administración regional, la sensibilización y concienciación sobre las consecuencias de una práctica inadecuada del juego, fundamentalmente las relacionadas con los riesgos de ludopatía.

En esta línea, hace unos días, el Gobierno regional alertaba sobre la preocupante expansión del juego con dinero entre los más jóvenes, haciéndose eco de sendos informes en los que se apuntaba a su práctica habitual por parte de menores.