El Ayuntamiento de Quintanar publicaba este martes un comunicado firmado por la concejala de Cultura.

TOLEDO.- La localidad toledana de Quintanar de la Orden ha vuelto a acaparar titulares a raíz de la decisión de su ayuntamiento de cancelar un espectáculo teatral por la aparición de sus protagonistas en ropa interior. Censura que denunciaban las compañías implicadas en la obra 'Qué difícil es', Los 90 producen y La Mandanga Producciones, calificando el veto de "atentado" e intento de adoctrinamiento en conceptos "retrógrados" por parte del consistorio gobernado por el PP y Vox, después de que se les trasladara que la decisión respondía a que pensaban que la propuesta podría "escandalizar" el público quintanareño.

Una polémica ante la que desde el Ayuntamiento de Quintanar de la Orden han optado por la huida hacia adelante, respondiendo a las críticas con un comunicado publicado en sus redes sociales, defendiendo como motivo de la decisión que el espectáculo "no sea del gusto del público de Quintanar de la Orden".

Un argumento que esgrime la concejal de Cultura, Mª Carmen Vallejo -a la que las compañías señalaban directamente como responsable de la censura-, que si bien trata de justificar la cancelación de la representación contratada para el 27 de enero, consigue sembrar aún más dudas sobre los motivos que han llevado a ello.

Así, en el comunicado, Vallejo asegura no haber mantenido contacto "en ningún momento" con los miembros de las compañías, "por lo que no pueden conocer de mi boca las razones que motivan la cancelación de la obra".

Al tiempo que añade que "la única comunicación oficial existente" para cancelar la representación es la realizada por correo electrónico a la dirección de Artes Escénicas de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, en el que asegura que el texto fue: "Buenos días, quiero cancelar la propuesta 33472, 'Qué difícil es'. Muchas gracias'.

Una comunicación obligada puesto que para esta representación se contaba con una subvención por parte del Gobierno regional y a propuesta del propio ayuntamiento que ahora ha decidido censurar la obra.

Sin embargo, la edil asegura que es "habitual" el trámite de contratar un espectáculo y cancelarlo, "porque o bien te convence otro espectáculo más o no termina de convencerte el seleccionado al ver el tráiler que ofrece la Red de Teatros", argumenta.

No obstante, en este caso, tal y como ella misma señala, "las verdaderas razones" a las que responde la cancelación de la obra son "que no sea del gusto del público de Quintanar de la Orden, por el que trabajamos sin descanso desde esta concejalía", aunque no desmiente que la aparición en calzoncillos de los cuatro actores sea la razón por la que cree que no gustará. De este modo, Vallejo deja claro que desde el Ayuntamiento se decide lo que va a gustar o no a los cerca de 11.000 vecinos de la localidad, sin dar opción a que decidan por ellos mismos.

Un ataque a la libertad que denunciaban este martes las compañías teatrales, que tenía también su respuesta por parte del Gobierno regional -el consejero de Cultura, Amador Pastor, exigía una rectificación y anunciaba una modificación de la orden de subvenciones para evitar que los ayuntamientos censores puedan acceder de nuevo a ellas-, y que sin embargo la concejala responsable del área de Cultura en Quintanar niega y considera las críticas un intento de desestabilizarla.

En este sentido, Vallejo considera que el PSOE y el Gobierno regional están utilizando esta cancelación "de manera partidista" y "sacada de contexto", al tiempo que califica de "incomprensible" el trato que a este "mero trámite" se está dando en las redes sociales. Y es que, en su opinión, "seguro que ocurre en otras localidades, con otras obras y en otras circunstancias", y mientras -apunta- "hay asuntos muchísimo más importantes que afectan a muchísimas más personas y que se deciden lejos de nuestra localidad".

Asimismo la concejala lamenta "el tono" que se está utilizando por parte de las compañías teatrales en las redes sociales, ya que asegura que "no hay un motivo ni partidista ni sexista ni nada que se le asemeje para la cancelación".

Concluye Vallejo subrayando su compromiso con la cultura quintanareña y asegurando a sus vecinos que "no habrá campaña de acoso y derribo ni políticos socialistas suficientes para hacerme parar en mi empeño de defenderlos, trabajar por ellos y hacer lo necesario por mi pueblo".

Y mientras la concejala del PP ve en censurar esta comedia teatral que dirige Esteban Roel como una forma de "defender" a sus convecinos, para el ministro de Cultura, Ernest Urtasun, resulta "ridículo" y "deleznable" este veto por aparecer los actores en ropa interior, al tiempo que ha anunciado "contundencia" en estos casos.