Se amplía la cobertura a los posibles ataques que pudieran producirse en toda la comunidad autónoma. - JCCM

TOLEDO.- Los ganaderos podrán solicitar a la Junta ayudas para paliar los daños ocasionados por ataques de lobo ibérico (Canis lupus signatus) al ganado doméstico en 2024, que este año incluyen la novedad de que se extiende a toda Castilla-La Mancha, ya que, hasta ahora, estas ayudas solo se circunscribían a la provincia de Guadalajara.

Según recoge el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM), la Viceconsejería de la Política Agraria Común y Política Agroambiental dependiente de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha publicado hoy la resolución, consciente de la problemática que genera la presencia del lobo en el medio rural por su incidencia en el ejercicio de la actividad ganadera extensiva.

Así, ha establecido las bases reguladoras para la concesión en régimen de minimis de ayudas para paliar los daños relacionados con ataques de lobo ibérico, a las que en 2024 se destinarán 110.000 euros.

La resolución tiene en cuenta el incremento en el número de ataques contabilizados en las regiones limítrofes con Castilla-La Mancha y la alta movilidad característica de la ecología de esta especie más allá de su área de campeo, que supera la limitación geográfica de protección establecida y que hasta ahora se circunscribía a la provincia de Guadalajara. De esta manera, se amplía la cobertura de los posibles ataques que puedan producirse en toda la comunidad autónoma.

Podrán beneficiarse de estas ayudas los ganaderos o titulares de explotaciones ganaderas que sean personas físicas, jurídicas u otras entidades sin personalidad jurídica, en cuyo caso han de cumplir determinadas características.

La resolución establece que se subvencionarán las cabezas de ganado muertas por ataques de lobo ibérico que se produzcan durante el año 2024, pertenecientes a explotaciones ganaderas que mantengan ganado en régimen extensivo en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, siempre que hubiesen sido comunicados estos ataques de la forma legalmente establecida.

No serán subvencionables los ataques dentro de los límites de un monte incluido en el Catálogo de Montes de Utilidad Pública y propiedad de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, cuando no resulte acreditado que el ganado objeto del siniestro contaba con la preceptiva autorización para pastorear en el mismo.

Tampoco lo serán los ataques que tengan lugar en naves cerradas, así como en los que se constate una clara negligencia o actuación fraudulenta en la protección de los animales frente a este tipo de ataques

FORMACIÓN EN PREVENCIÓN DE ATAQUES

La resolución también establece que los valores de indemnización se incrementarán en un 10 sobre el valor de base establecido en el caso de que el ganadero hubiera recibido formación específica, de al menos 20 horas de duración, en el manejo y prevención de ataques en explotaciones de zonas donde coexista el lobo, así como otro 10 por ciento sobre el valor base establecido para aquellos que hayan hecho uso de medidas preventivas.

Los ganaderos, si quieren beneficiarse de estas ayudas, estarán obligados a comunicar el posible ataque de lobos a su ganado, salvo causas excepcionales, dentro de las 24 horas siguientes a los agentes medioambientales de la demarcación territorial donde se haya producido el ataque, para que procedan a realizar la visita a la explotación y evaluar los posibles daños.

Una vez comunicados los daños, el plazo de solicitudes será de un mes desde el día siguiente a la fecha del ataque,  mientras que el Gobierno regional tendrá un plazo para resolver y notificar la resolución del procedimiento de tres meses.

La ampliación del ámbito geográfico de estas ayudas más allá de la provincia de Guadalajara se produce después de que, hace semanas, la Consejería de Desarrollo Sostenible confirmara la presencia de un ejemplar de lobo ibérico en dispersión en la provincia de Ciudad Real, que habría atacado a tres ovejas.