Page considera "intolerables" los bloqueos de los agricultores franceses y pide resarcimiento por los daños

Más de 500 transportistas de Castilla-La Mancha se han visto afectados por las protestas en Francia, según Fetcam, desde la que piden al Gobierno regional que "presione" para buscar una solución.

TOLEDO.- Al menos medio millar de empresas de transporte de Castilla-La Mancha se han visto hasta el momento afectadas por las protestas de los agricultores franceses, en cuyo marco han sido atacados camiones de dos empresas de la región que transportaban vino, una de ellas de Pedro Muñoz (Ciudad Real) y otra de Corral de Almaguer (Toledo).

Miles de litros de vino que han sido derramados para impedir que el producto llegue a destino, lo mismo que ocurre con otros envíos de productos perecederos que están bloqueados en la frontera por estas protestas que se extienden ya diez días.

Una situación a la que se ha referido en Talavera de la Reina el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien considera "intolerable" que se produzcan "estos episodios" y que incluso algunas autoridades francesas "jaleen" este "incumplimiento flagrante" de la legislación.

Es algo que "no podemos asumir", ha señalado Page, que confía en que "se empiece a corregir", puesto que la libertad de movimiento, tanto de personas como de productos, es básica en Europa. "No podemos pedir que los agricultores franceses estén contentos con el trabajo que hacemos en España, porque en el fondo competimos" y quizás "alguien está viendo ahora una competencia donde nunca la tuvo", ha apuntado, antes de subrayar que cualquier "diferencia o queja" no se puede resolver con el mecanismo de la fuerza.

Al margen de esto, el jefe del Ejecutivo castellanomanchego confía en las empresas castellanomanchegas que han sufrido los ataques sean "resarcidas" por los daños ocasionados. "Es de sentido común; espero que se asuman y que se pare aquí", ha sentenciado.

Unas pérdidas que en el conjunto del sector del transporte de mercancías de Castilla-La Mancha consideran "millonarias", aunque "difíciles de cuantificar" debido a la diversidad del producto.

Así lo ha señalado en declaraciones a Efe el secretario general de la Federación de Empresarios de Transporte de Castilla-La Mancha (Fetcam), Francisco Javier Martín Cameno, quien precisa que no solo se trata de transporte con destino a Francia, sino que también se están viendo afectadas empresas con clientes en otros muchos países que consumen producto español, pero el tráfico pasa necesariamente por el país galo.

Desde Fetcam explican que el problema no es solo que los manifestantes franceses tiren la mercancía que se transporta o paralicen la ruta, sino que buena parte de esa mercancía es perecedera (productos hortofrutícolas, carnes o vegetales) así como productos farmacéuticos, y cuando llegan al cliente final lo echa para atrás por no ser entregado en plazo y se produce un problema añadido sobre quién se hace cargo de la mercancía.

Además, Martín Cameno ha apostillado que los empresarios acuden a los seguros y en su "letra pequeña" dicen que no se hacen cargo de la mercancía cuando hay problemas de actos de vandalismo, por lo que al final "pagan el pato" los transportistas, que "siempre están en el centro de la diana de todas las protestas", ha lamentado.

Por otra parte, desde la patronal del transporte piden una solución "ya" a este problema e instan al consejero de de Fomento, Nacho Hernando, a que "presione" al ministro de Transporte y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, para que junto al ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación José Manuel Albares, y Presidencia, se dirijan a la Unión Europea (UE) y se pongan "al habla" con el país galo para buscar una solución.

Ante esta situación, Fetcam ha pedido a los productores "ralentizar" los envíos y esperar a ver qué ocurre, pues corren el riesgo del deterioro o pérdida de la mercancía transportada.

La idea, ha explicado Martín Cameno, es que aguanten unos días y vean la evolución de la situación, al tiempo que se baraja la posibilidad del tránsito marítimo, si bien esta opción también es complicada por la alta demanda en los últimos días.

Con todo, Martín Cameno ha defendido que el compromiso del transporte castellanomanchego es cumplir con los clientes y tratar de dar una solución también al productor y que, aunque con días de retraso, la mercancía transportada pueda llegar a su destino.