Comisiones de Castilla-La Mancha ha reclamado hoy al Gobierno de Castilla-La Mancha la revisión de la ‘Renta Mínima de Solidaridad’ existente en la región para las personas sin ingresos, la inmensa mayoría de las cuales no puede acceder a esta ayuda porque los requisitos que se les exigen están pensados para evitarlo. Como consecuencia, “los parados sin prestaciones de Castilla-La Mancha están más desprotegidos que cualesquiera otros”.

En rueda de prensa ofrecida esta mañana en Toledo, el secretario general de CCOO C-LM, José Luis Gil, y la secretaria de Empleo del sindicato, Lola Santillana, han subrayado que “el sucedáneo de renta mínima que tenemos en Castilla-La mancha es el de peor calidad de todas las comunidades autónomas de España”; tanto por su escasa dotación económica -372,76 euros, frente a los 420,55 de media del país- como por su duración –un máximo de seis meses, la más baja de España-, pero sobre todo, por los “requisitos excluyentes” que se exigen a los posibles beneficiarios.

Publicidad

De hecho, pese a la escasa dotación económica asignada por el Gobierno de Cospedal al denominado ‘Ingreso Mínimo de Solidaridad’ (IMS), “ni siquiera llega a gastarse el presupuesto”, aunque Castilla-La Mancha tiene la peor tasa de cobertura por desempleo de todo el país -solo por delante de Extremadura-.

“Esta ayuda es populista, pero no tiene beneficiarios. Se deniegan la inmensa mayoría de las solicitudes alegado que incumplen ‘el artículo 53’ de una Ley de 1995. Se convierte así en una prestación de cartón piedra”, denunció Santillana.

“En Castilla-La Mancha hay 31.000 hogares sin ningún ingreso a final de mes; 180.000 parados de larga duración; 125.000 personas que han agotado todas sus prestaciones. Esta es la crudeza de la herencia recibida”, ha subrayado Gil, que ha apelado a “la sensibilidad” del nuevo Gobierno de Page para reformar con urgencia el ‘Ingreso Mínimo de Solidaridad’ para atender “a la gente que apenas puede sobrevivir con dignidad”; en tanto el Gobierno central no implante en todo el país una Renta Mínima Garantizada, tal y como reclaman CCOO y UGT.

Para finalizar, desde el sindicato quieren que la revisión del IMS de Castilla-La Mancha se acometa en paralelo al Plan de Empleo para 60.000 parados sin prestaciones comprometido por el Gobierno de García Page. Para ello, Gil ha pedido hoy “que se incorpore a la consejería de Bienestar Social a la negociación del Plan de Choque”, de forma que se pueda atener también “a la gente que quede excluida del circuito laboral normalizado. Cuanto más y mejor se opere con este colectivo, más recursos se podrán liberar para atender al gran universo de personas” que sí accedan a un contrato a través del Plan de Empleo.