TOLEDO.- El director general de Salud Pública, Juan Camacho, ha asegurado que los últimos datos de la covid-19 apuntan a ”una estabilización en el número de contagios” y a que podría haberse alcanzado el pico de la tercera ola en la región, pero ha llamado a la ”prudencia” porque ”son todavía muy frescos” y la incidencia continúa siendo ”muy elevada”.

De este modo se ha pronunciado Camacho en rueda de prensa que ha ofrecido este martes junto al director general de Asistencia Sanitaria del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), José Antonio Ballesteros, en la que han repasado la situación epidemiológica y asistencial respecto a la pandemia por coronavirus.

El director general de Salud Pública ha explicado que en la semana epidemiológica 3 de este 2021 se ve ”un aplanamiento” respecto a la semana anterior y ha dicho: ”Con toda la prudencia, y sin optimismo, da la impresión de que se ha alcanzado el pico de la tercera ola”.

Si bien, a preguntas de los periodistas sobre el Consejo de Gobierno extraordinario previsto para este jueves, en el que se estudiarán las cifras para ver si se prorrogan o no las restricciones actualmente en vigor, ha destacado que ”faltan todavía dos días completos de datos de la semana pasada” y que los disponibles son ”muy preliminares” y ”tienen que consolidarse”.

En este sentido, ha indicado que cuando se habla de estabilización, se habla de ”una meseta en una incidencia muy elevada” y, ”aunque nos hemos quedado parados ahí y eso es una buena señal”, ha añadido que el Consejo de Gobierno ”con todos los datos técnicos detrás” tomará la decisión “más sensata, oportuna y acorde a la situación epidemiológica”.

Cabe recordar que era el pasado 18 de enero cuando el Ejecutivo autonómico decidía decretar medidas de nivel 3 reforzado para toda la región. Medidas que contemplaban, entre otras, el cierre perimetral de todos y cada uno de los municipios de Castilla-La Mancha, así como el adelanto del inicio del toque de queda a las diez de la noche o el cierre total de la hostelería y el comercio no esencial.

Medidas que se someterán a revisión este jueves, de modo que en función de los datos se pueda plantear una flexibilización de las restricciones, mantenerlas tal y como están o aumentarlas.

Camacho ha afirmado que la situación es ”mala”, lo que obligó a tomar medidas de ”alta restricción” hace una semana en toda Castilla-La Mancha, aunque previamente ya se habían implantado limitaciones ”muy similares” en la provincia de Ciudad Real y, con anterioridad, en la Gerencia de Atención Integrada de Manzanares.

Y ha agregado, tras comprobar el número de casos de las últimas tres semanas, que Ciudad Real ha sido la provincia que más ha mejorado, lo que, a su juicio, ”hace pensar que la necesidad de implantar medidas de restricción no solo está justificada, sino que el tiempo de implantación está empezando a demostrar su eficacia”.

En este punto, ha incidido en que normalmente hace falta más de una semana o diez días -periodo en el que se manifiesta la enfermedad tras el contagio- para comprobar la evolución de la situación.

14 CASOS DE LA CEPA BRITÁNICA

Por otra parte, y a preguntas de los periodistas sobre la nueva cepa británica, ha dicho que las mutaciones del virus obligan a estar ”vigilantes” y ha matizado que en este momento hay 14 casos confirmados de contagio por esta variante, la mayoría en las provincias de Toledo y Ciudad Real, que son las que mayor incidencia están teniendo en la últimas semanas.