El PP de Castilla-La Mancha guarda silencio ante la implicación de Cospedal en la 'Kitchen'.

TOLEDO.- El PP de Castilla-La Mancha sigue guardando silencio sobre las últimas declaraciones ante el juez del extesorero de la formación, Luis Bárcenas, y el que fuera su chófer, Sergio Ríos, que señalan directamente a la expresidenta regional del partido, María Dolores de Cospedal, como parte de la trama de espionaje de la operación 'Kitchen'; como también se resisten a pronunciarse sobre la llamada a comparecer en el Congreso en la comisión de investigación abierta para esclarecer el presunto uso de fondos públicos en beneficio del partido.

Silencio que mantiene el líder de los populares en la región, Paco Núñez, sobre la situación de su predecesora y mentora, a la que propuso como presidenta de honor del partido, y quien preguntado al respecto opta por no dar respuesta y argumentar que es una cuestión que únicamente interesa "a los medios que preguntan, y a nadie más", tal y como señalaba este miércoles en Ciudad Real.

Publicidad

Tampoco se pronunciaba hoy en Toledo, donde acudía al Palacio de Fuensalida, sede del Ejecutivo regional que preside el socialista Emiliano García-Page, a registrar un escrito con sus propuestas de cara al Consejo de Gobierno extraordinario previsto para este sábado en el que, como ya se ha anunciado, se rebajarán las restricciones a nivel 2, lo que supone una mayor flexibilidad para la hostelería, la reapertura de cines y teatros, así como la vuelta del público a las competiciones deportivas.

Sin embargo Núñez no ha querido perderse la foto y ha acudido junto a la portavoz del grupo parlamentario popular, Lola Merino, a la sede de la Presidencia para dejar registradas sus propuestas que pasan por retrasar el inicio del toque de queda a las once de la noche, la reapertura de los locales de ocio nocturno, la vuelta del público al deporte o la supresión de la obligatoriedad de identificarse con código QR en la hostelería

Publicidad

Una 'visita' a Fuensalida que para la portavoz del Gobierno regional, Blanca Fernández, resulta "lamentable", puesto que considera que con su escrito Núñez "prácticamente viene a decir que abramos todo".

Antes de referirse a la implicación de Cospedal en la 'Kitchen', Fernández ha contestado a las propuestas del PP regional asegurando que ante la situación actual de pandemia son posibles dos actitudes: "arrimar el hombro y contribuir a la tranquilidad" o tratar de "desgastar al gobierno a toda costa", que es lo que cree que únicamente busca Núñez.

Y es que frente a la opinión de los expertos en epidemiología que "nos dicen todo lo contrario", que la desescalada debe hacerse "despacio", desde el PP se reclama una flexibilización más drástica.

Para la portavoz regional el intento de desgastar al Ejecutivo por parte de la oposición sería válido en otro contexto, "pero no a costa de la salud pública, de la zozobra de la ciudadanía" y poniendo en el punto de mira las medidas sanitarias que se han demostrado eficaces bajando los contagios en Castilla-La Mancha y "salvando vidas".

Fernández ha recordado que hoy se cumple un mes de la adopción de las medidas de nivel 3 reforzadas en toda Castilla-La Mancha, ante una situación que "era dura y podía haber sido angustiosa", ha reconocido.

Entonces, a 18 de enero, la incidencia acumulada a 14 días superaba los 1.000 casos por 100.000 habitantes y se llegaron a alcanzar unos días después los 1.300 casos/100.000 habitantes. "Hoy la incidencia acumulada a 14 días es de 314", lo cual refleja que "se han reducido muchísimo los contagios en Castilla-La Mancha". Tendencia que también tiene su reflejo en la incidencia acumulada a 7 días, que entonces "era de 500, hoy son 80".

Por ello se ha mostrado convencida de que "las medidas han funcionado, han protegido la salud pública y salvado vidas". Del mismo modo en un mes se ha pasado a tener prácticamente la mitad de personas hospitalizadas.

Así, la portavoz regional se ha preguntado qué hubiera pasado si no se hubieran adoptado las medidas el pasado 18 de enero. Y es que según las proyecciones manejadas por el Ejecutivo, el 14 de febrero se habrían tenido "entre 25.000 y 30.000 contagios más y los hospitales estarían en una situación de colapso, con cerca de 4.000 personas ingresadas" por covid-19.

"POR QUÉ TIENE MIEDO A HABLAR"

Para Fernández resulta paradójico que Núñez no tenga miedo a los contagios, "pero sí miedo a hablar" sobre las investigaciones abiertas a su partido y la llamada del Congreso a  Cospedal.

La portavoz regional ha preguntado a Núñez "por qué no quiere hablar, qué represalia teme si habla", y "por qué no cesa a José Ángel Cañas", quien firmó el recibí de la supuesta 'mordida' de 200.000 euros por el contrato de la basura de Toledo, que sigue siendo en la actualidad el gerente del PP de Castilla-La Mancha. Algo que para Fernández "recuerda a cuando el PP no quería cesar a Bárcenas".

Asimismo también ha preguntado al presidente regional del PP "por qué no quiere hablar" sobre el señor Gómez Gordo, quien fuera director general de Planificación y Documentación de Cospedal, que tuvo un despacho en Fuensalida, y que "está más que señalado en diferentes procesos judiciales".

Por ello ha pedido al líder de la oposición "más prudencia y temor a los contagios, y menos a hablar de la corrupción, que aunque haya sido en su partido, siempre es deleznable".

"PRESIONES OPORTUNISTAS"

Respecto al planteamiento de Núñez sobre la vuelta al toque de queda a las once de la noche, Fernández ha recordado que será el sábado cuando el consejero de Sanidad exponga al Consejo de Gobierno las medidas propuestas por el comité de expertos. 

Aunque no ha precisado si la modificación del horario del toque de queda será una de las medidas que se adopten o no, Fernández ha reconocido que es "uno de los objetivos", pero "siempre y cuando los expertos nos digan que es posible".

Por el momento lo que está confirmado es la relajación de medidas y su reducción a nivel 2 en casi toda la región, tal y como anunciaba este miércoles el presidente autonómico, salvo en aquellas localidades en las que la incidencia acumulada sigue siendo "enorme", ha precisado hoy la portavoz.

En este sentido, Fernández ha recordado que en Castilla-La Mancha "no hemos dejado de contar fallecidos", por lo que la relajación de medidas debe plantearse "con prudencia y responsabilidad".

Todo ello mientras el Ejecutivo tiene que "aguantar las presiones oportunistas del líder de la oposición", ha recalcado, cuyo interés por desgastar al gobierno sería "legítimo" a cuenta de otros asuntos, "pero no a costa de las medidas sanitarias que pretenden acordonar al virus", mientras que él únicamente pretende "acordonar a Page", algo "bastante alejado" de la ética y la moral política, ha precisado la portavoz regional.

Fernández ha insistido en que el Gobierno regional se ha propuesto ir relajando las medidas "cuando sea posible" y si es necesario establecer otras más "duras" cuando sea necesario. En estos momentos la evolución permite ir relajando "poco a poco" las restricciones, pero con el objetivo de "no tener repuntes ni volver a situaciones complicadas".