El presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, en el centro, rodeado por parte de su cúpula regional. ARCHIVO

TOLEDO.- El terremoto que ha desencadenado en Ciudadanos la 'fallida' moción de censura en Murcia, con adelanto electoral en la Comunidad de Madrid aprovechando el tirón, podría estar teniendo también sus ecos en Castilla-La Mancha, y la desbandada de representantes de la formación que lidera Inés Arrimadas hacia los brazos del Partido Popular podría estar también fraguándose.

Al menos esta es la versión que ofrece el presidente del PP castellanomanchego, Paco Núñez, quien este lunes ha asegurado que en los últimos días se están produciendo "importantes llamadas de numerosos cargos" de Ciudadanos que "se están interesando por la posibilidad de venir al PP".

Publicidad

Así lo ha asegurado en declaraciones a los medios de comunicación en Toledo, donde acudía a visitar una tienda de artesanía orientada a los turistas para reclamar que este sector pueda acceder a las ayudas del Gobierno. Preguntado por la marcha de cargos de Cs al PP, como el caso del exsecretario de Organización de Ciudadanos y exsenador, Fran Hervías, Núñez ha reconocido que "hay muchas llamadas" de personas de la formación naranja al PP.

Y aunque ha preferido no desvelar los nombres de quienes han realizado esas llamadas, sí ha asegurado que proceden de "numerosos cargos" de dicho partido, los cuales podrían estar interesados en la posibilidad "de venir al PP".

Llamadas que según Núñez se venían produciendo ya "desde hace semanas", "incluso antes de que estos movimientos a raíz de lo sucedido en Murcia se produjeran", ha asegurado.

Una situación ante la que ha subrayado que el Partido Popular "tiene las puertas abiertas a cualquier dirigente político que haya participado en otra formación y quiera hacerlo ahora con el PP", así como "a cualquier persona de la sociedad civil", siempre que su objetivo sea "ayudar a hacer Castilla-La Mancha más grande".

Y es que, según Núñez, el PP "es la casa común del centro-derecha en España y en Castilla-La Mancha".

Cabe recordar que en la región está vigente un pacto entre el PSOE de Emiliano García-Page y el partido naranja por el que se repartieron los gobiernos en aquellos municipios en los que una u otra formación necesitaban de apoyo mutuo para sumar la mayoría. Este acuerdo afecta en la actualidad a más de una veintena de localidades, entre ellas tres capitales de provincia como Albacete, Ciudad Real y Guadalajara.

CONGRESOS PENDIENTES

Por otra parte, y preguntado por la celebración de los congresos provinciales que están pendientes, Paco Núñez ha indicado que la fecha del de Guadalajara se conocerá "de manera inmediata".

Así, ha indicado que la semana pasada "todo apuntaba que se podría haber convocado" el congreso provincial del PP de Guadalajara, pero "los movimientos de Murcia y Madrid aconsejaban que se enfriase la convocatoria hasta que hubiese cierta estabilidad política que no pudiera permitir desviar la atención de lo importante, que era Murcia y Madrid".

"Hoy parece que el horizonte está más despejado en Murcia y en Madrid", ha considerado Núñez, que ha confiado en que el congreso de Guadalajara se pueda convocar "de manera inmediata" y a continuación se retomarán los trabajos para celebrar, por este orden, el de Toledo y el de Cuenca.

Asimismo también indicaba que una vez que se hayan celebrado los congresos provinciales en Albacete y Ciudad Real, dará comienzo la renovación de las juntas locales en dichas provincias.

Procesos de renovación todos ellos que Núñez confía sirvan para "ir enriqueciendo el partido con el criterio de ensanchar por las bases".