La presidenta de la AIReF, Cristina Herrero, durante una de sus comparecencias en el Congreso. ARCHIVO

TOLEDO.- Castilla-La Mancha y Asturias son las dos comunidades autónomas con menor transparencia fiscal según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que este jueves publicaba los resultados de un informe sobre transparencia fiscal en las Administraciones Públicas.

Ambas son las regiones que menor puntuación obtienen en el conjunto de indicadores analizados en este documento, en el que se analizan las prácticas y procesos llevados a cabo tanto por la Administración Central como por las autonómicas. En el extremo contrario, con una mejor valoración en el conjunto de indicadores se encuentran Andalucía y Galicia.

Publicidad

Son los resultados de un pormenorizado análisis en el que la AIReF ha evaluado un total de 36 indicadores, siguiendo la metodología del Fondo Monetario Internacional, estructurados en torno a tres pilares: informes fiscales; previsiones fiscales y presupuesto; así como análisis y gestión de riesgos fiscales.

Un tercer bloque en el que es, precisamente, en el que Castilla-La Mancha obtiene peor puntuación en sus indicadores, con una calificación de "no alcanzada" en seis de los once puntos analizados y un nivel de consecución "básico" en otros tres.

Uno los puntos en los que según esta Opinión sobre la Transparencia Fiscal en las Administraciones Públicas en España 'suspende' Castilla-La Mancha son los riesgos macroeconómicos. Según señala el documento consultado por PeriódicoCLM, la comunidad autónoma "no informa regularmente sobre las implicaciones fiscales de los riesgos macroeconómicos", siendo las publicaciones "puntuales", sin recurrir al uso de escenarios probabilísticos y "solo en el caso de incumplimiento de los objetivos fiscales se publica un análisis de sensibilidad de ingresos ante variaciones en el crecimiento de PIB".

Según el estudio, Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma que mayor volatilidad del crecimiento del PIB presenta y es la quinta en cuanto a volatilidad de los ingresos no financieros.

Otro de los puntos en los que no se alcanza el nivel básico de transparencia es el relativo a los riesgos fiscales específicos, al no presentar "regularmente" un informe sobre los riesgos, de distinta naturaleza, que pueden terminar afectando a las cuentas públicas. Recuerda la AIReF que "una adecuada gestión de estos riesgos requiere definir una estrategia conjunta de todos ellos".

Tampoco 'aprueba' el indicador relativo al análisis de la sostenibilidad fiscal a largo, al no publicar regularmente proyecciones sobre la evolución de las finanzas públicas en el largo plazo.

Señala la AIReF que aunque la deuda económica de Castilla-La Mancha se aproxima al 40 por ciento del PIB regional, "no se dispone de proyecciones oficiales públicas para las próximas décadas". En este sentido, precisa que el Gobierno "solo se limita a publicar información relativa a vencimientos de valores y préstamos del stock deuda actual".

Otro de los indicadores en rojo que presenta Castilla-La Mancha es el que hace referencia a las asociaciones público-privadas. Según la AIReF, la comunidad autónoma "no publica información de todos los derechos, obligaciones y riesgos que derivan de contratos de asociaciones público-privadas", especialmente en lo referido al posible impacto fiscal de estas asociaciones.

No obstante precisan que la calificación podría ser "buena" si "adicionalmente se publicasen los ingresos y pagos previstos durante la vigencia del contrato", y llegar al nivel de "avanzada" si se estableciera por ley "un límite para las obligaciones acumuladas derivadas" de estas asociaciones.

Por otra parte, no alcanza el objetivo tampoco en el indicador relativo a recursos naturales ni el de riesgos medioambientales.
Respecto al primero señala la AIReF que la región no publica inventario de los intereses autonómicos en activos naturales ni valoración económica ligada a ellos, por lo que "no se puede estimar la posible variación de dicho valor económico ni de las rentas de su explotación". Una "laguna" de información relativa a la valoración de dichos recursos que "impide a la Comunidad establecer una estrategia de gestión de estos activos".

En cuanto a los riesgos medioambientales, el no alcanzar la transparencia básica en este indicador, se justifica señalando que Castilla-La Mancha "no publica un catálogo de posibles desastres naturales y medioambientales, ni un análisis de los riesgos fiscales que se derivan de ellos".

Por su parte sí obtienen la calificación de "buena" tres indicadores como son las contingencias presupuestarias, garantías y exposición al sistema financiero.

PREVISIONES FISCALES Y PRESUPUESTO

Bastante mejor es el cumplimiento de los indicadores analizados en el segundo pilar, relativo a las previsiones fiscales y el presupuesto.

En este caso son cuatro los indicadores en los que Castilla-La Mancha obtiene una calificación de "avanzada" en transparencia fiscal.

Puntuación alta que obtiene en el capítulo relativo a la unidad presupuestaria, al valorar la AIReF que la documentación presupuestaria incluye los ingresos y gastos correspondientes al perímetro SEC, en términos brutos.

Avanzadas también se consideran las prácticas en materia de legislación fiscal, ya que ésta "fija el calendario de preparación y aprobación del presupuesto", lo cual está bien definido; y además establece los principales requisitos de contenido del presupuesto, tanto en lo relativo a la estructura y la documentación anexa como los entes incluidos en el mismo.

Misma calificación obtiene para el indicador de evaluación independiente, al ser la propia AIReF la que vela por el cumplimiento de las reglas fiscales de Castilla-La Mancha, requiriendo además su aval e informe previo las previsiones macroeconómicas y los planes económico-financieros.

Destaca también en este punto el "cumplimiento del deber de colaboración de la comunidad", al facilitar la información económico-financiera requerida dentro del plazo establecido.

Finalmente y respecto a las modificaciones presupuestarias, señala la AIReF que "toda modificación significativa del presupuesto de Castilla-La Mancha es autorizada por el poder legislativo".

Fortalezas en materia de transparencia fiscal que, sin embargo, no son suficientes para equilibrar el peso de aquellos indicadores en los que no se alcanza el nivel de suficiencia requerido, y que hacen que Castilla-La Mancha se sitúe en los últimos puestos del ranking.