Imagen de archivo de agentes de la Guardia Civil. EFE

TOLEDO.- Una agresión machista sacude El Toboso. La Guardia Civil ha informado de que una mujer había sido retenida contra su voluntad en una vivienda de esta localidad toledana, donde fue agredida sexualmente durante varios días por un varón de 39 años que había conocido a través de las redes sociales.

La joven, de 29 años y de nacionalidad rumana, había viajado a España el pasado 25 de marzo para conocer en persona al presunto agresor, originario del mismo país. Según ha relatado la víctima, la relación con el detenido fue buena hasta que le manifestó su intención de regresar a su país, momento en que se comenzaron a dar las amenazas y las agresiones, quitándole también la documentación legal.

Publicidad

La colaboración internacional ha sido clave para localizar a la víctima y poner fin a los malos tratos. El pasado uno de abril, la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Toledo recibió una llamada del Departamento de Cooperación Internacional de la Unidad Técnica de Policía Judicial, en la que aseguraban que se habían puesto en contacto con ellos desde la Agregaduría de Interior de la Embajada de Rumania, informando sobre la situación de indefensión y vulnerabilidad que estaría sufriendo una compatriota en el municipio toledano.

La joven migrante había conseguido ponerse en contacto con amigos de su país, los cuales alertaron a las Autoridades Rumanas sobre la situación que estaba sufriendo, pudiendo la Agregaduría de Interior de la Embajada de Rumania contactar con ella.

La Benemérita finalmente ha conseguido encontrar a la víctima, a la que le dio auxilio y protección con expertos en atención de víctimas vulnerables, debido a la grave situación a la que había sido sometida por su agresor, procedente del mismo país de origen. En el momento de la liberación, también se produjo la detención del presunto autor de los hechos, el cual ha sido puesto a disposición judicial en Quintanar de la Orden.

El supuesto agresor se enfrenta ahora a las acusaciones por los delitos de retención ilegal y agresión sexual. Cargos a los que se le añade el de tráfico de drogas, debido a que, durante el rescate de la joven, los agentes encontraron en el domicilio siete kilos de marihuana.