El proyecto 'Alovera Beach' contempla la construcción de la mayor playa artificial de Europa. ARCHIVO

GUADALAJARA.- Ecologistas en Acción de Guadalajara pide al Ayuntamiento de Alovera la anulación del proyecto de construcción del parque de ocio Alovera Beach, al considerarlo "insostenible" medioambientalmente.

Un proyecto que era presentado en noviembre de 2017 en el Consistorio aloverano, y que finalmente recibía el visto bueno del Pleno municipal el pasado mes de marzo, cuyo acuerdo ha recurrido el colectivo ecologista para solicitar que la anulación del mismo.

Publicidad

Y es que según la organización ambientalista, el proyecto de parque de ocio impulsado por Grupo Rayet presenta "numerosas inconcreciones", principalmente en lo referido a los recursos hídricos requeridos, a la depuración de las aguas residuales y a la movilidad en el propio municipio.

Cuestiones que no han impedido que la Consejería de Desarrollo Sostenible haya aprobado una declaración de impacto ambiental positiva, en una tramitación realizada mediante procedimiento simplificado cuando -según Ecologistas en Acción- "dada su magnitud y características" debería haberse seguido el procedimiento ordinario.

Por otra parte llaman la atención sobre el hecho de que aunque el proyecto, con el que se pretende construir en Guadalajara la mayor playa urbana de Europa, cuenta con el visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Tajo, que establece para Alovera un consumo de 61,3168 hectómetros cúbicos al año en el horizonte de 2021, no se ha tenido en cuenta que en los próximos meses se aprobará el Tercer Ciclo de Planificación de la Confederación, referida a los años 2021, 2027 y 2033.

De este modo, continúan explicando desde Ecologistas en Acción, "no es seguro que se disponga de recursos hídricos suficientes", más aún en el contexto de cambio climático actual.

Asimismo recuerdan que el propio proyecto apunta la posibilidad de la apertura de pozos de agua subterránea y de llegar a un acuerdo con la Comunidad de Regantes de la Vega del Henares, lo cual "arroja nuevas dudas" sobre la disponibilidad real de agua en la cuenca del Sorbe.

Todo ello sin tener en cuenta los intentos de interconexión de los embalses de Beleña y Alcorlo, lo que pone de manifiesto que ni siquiera la propia Mancomunidad de Aguas del Sorbe tiene garantizados los recursos futuros.

Junto a esto, desde Ecologistas en Acción recuerdan cómo a muy pocos kilómetros de Alovera, los municipios ribereños de los embalses de Entrepeñas y Buendía, cabecera del Tajo, durante el verano se ven abocados a tener que abastecerse con camiones cisterna por la falta de agua a consecuencia de los trasvases al Levante y la sequía.

Consideran así que el parque de ocio no es una necesidad primaria la cual deba ser atendida con la red municipal de agua potable.

Pero no solo en el abastecimiento encuentran inconcreciones los ecologistas, sino también en lo que se refiere a la depuración de aguas residuales. Y es que según explican, el proyecto se fía a la construcción de una nueva depuradora, que también se encargará a Rayet, en el plazo de dos o tres años, el mismo establecido para la ejecución del parque de ocio, el cual ha sido aprobado "sin tener plena seguridad sobre ello".

Cabe recordar que el proyecto Alovera Beach, que contempla la construcción de "una gran lámina de agua de casi 25.000 metros cuadrados rodeada de playa urbana", se ejecutará sobre una parcela municipal de uso dotacional para equipamientos locales. Sin embargo, no se ha justificado el interés general o la necesidad real de que la población de Alovera cuente con un parque de ocio que supla estos servicios.

Al margen de estas cuestiones, desde la organización ecologista llaman también la atención sobre el hecho de que el proyecto contemple un aforo máximo de 12.000 personas, pero únicamente estén previstas 612 plazas de aparcamiento -en su web los promotores indican un millar-, las cuales seguramente serían insuficientes en los días de mayor afluencia, generando así "un grave problema de movilidad".

Por otra parte señalan que se ha tenido en cuenta la huella de carbono que generarán los desplazamientos desde la Comunidad de Madrid hasta Alovera.

Por todo ello, desde Ecologistas en Acción Guadalajara consideran que con la aprobación de este proyecto el Consistorio aloverano "atenta" contra el principio constitucional recogido en el artículo 47, relativo a la regulación del uso del suelo de acuerdo con el interés general, para evitar tensiones especulativas.

Un interés especulativo que en este proyecto de Alovera Beah es, según los ecologistas, el de la inmobiliaria Rayet.