García-Page y Díaz Ayuso se han reunido en el Palacio de Fuensalida. | FOTO: JCCM

TOLEDO.- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha recordado hoy a su homóloga madrileña, Isabel Díaz Ayuso, que en las administraciones "todos estamos en la obligación de pelear contra todo tipo de violencia, termine en muerte o no".

Así ha respondido el jefe del Ejecutivo castellanomanchego a Díaz Ayuso después de que aprovechara el final de su intervención en la rueda de prensa conjunta que han ofrecido ambos presidentes autonómicos tras la reunión bilateral mantenida hoy en Toledo, para pedir la dimisión del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por "la imagen que quiere trasladar de Madrid por motivos políticos".

La presidenta madrileña ha señalado a la polémica que tanto a suscitado la 'no agresión' en la Comunidad de Madrid, que resulta sorprendente cómo "en un país donde han muerto más de 100.000 personas por la covid", ante lo que "el Gobierno ha hecho bien poco", en el que "se ha arruinado a tanta clase media y tanto negocio, y nadie ha dicho nada; en el que el precio de la luz se ha disparado, y nadie dice nada; y donde se está soportando un 40 por ciento de paro juvenil", ahora "se llame a las calles a los ciudadanos por unos hechos que son mentira y sustentados en una denuncia falsa".

Para Díaz Ayuso el Gobierno de España "toma a los ciudadanos por imbéciles", asegura que está haciendo "una repugnante utilización de la violencia" y por ello cree que Grande-Marlaska debe dimitir. Y es que, ha insistido, "Madrid es una región abierta, plural, que respeta los derechos y la liberta de los ciudadanos", por lo que no está dispuesta a consentir que se quiera trasladar otra imagen "por motivos políticos" y es que según Díaz Ayuso, "si no fuera por la actuación de la Policía Nacional no conoceríamos estos hechos".

Publicidad

Y aunque García-Page coincide al considerar a Madrid una ciudad abierta, "una de las más abiertas de España", también ha precisado que "si felicitamos a la Policía Nacional por su trabajo, yo también lo hago con su jefe" -el ministro del Interior- puesto que "las dos cosas no pueden ir separadas".

El jefe del Ejecutivo castellanomanchego ha recordado que también en los últimos días él ha tenido que pronunciarse sobre un caso de violencia homófoba, este sí real, ocurrida en Velada, cometido sobre una persona que "si no me equivoco, la persona afectada era el cuarto candidato del PP en ese pueblo" e igualmente se ha condenado. Y es que, ha insistido, "las víctimas pueden ser de cualquier ideología", de modo que "no hay que tener distinción con el agresor, hay que condenarlo siempre".

El presidente de Castilla-La Mancha ha recordado a Díaz Ayuso que "al margen de que haya denuncias falsas o no, que las hay en todos los terrenos de la vida y que son siempre perseguibles", lo cual espera ocurra también en este caso, la obligación de todos es luchar "contra todo tipo de violencia", termine o no con una muerte.

Así, ha señalado que al igual que "todos nos hemos unido para combatir el covid" en España, le gustaría que la misma unidad la hubiera "para combatir todo tipo de violencia".