El presidente de Castilla-La Mancha y candidato a la reelección, Emiliano García-Page, este sábado, durante un encuentro abierto con la ciudadanía. - PSOE

CUENCA.- Sin necesidad de notarios y comprometiéndose en público: "Si yo me atreviera a expropiar una tierra en esta región, dimito". Con esta contundencia ha respondido el presidente de Castilla-La Mancha y candidato socialista a la reelección, Emiliano García-Page, a la última mentira alentada desde el Partido Popular contra él, al que acusan de plantear una expropiación de tierras a agricultores y ganaderos tras la reciente aprobación en las Cortes de la Ley de Agricultura Familiar y de Acceso a la Tierra, entre cuyos contenidos se encuentra la creación de un 'banco de tierras'.

A esta 'bolsa' pública, que estará compuesta por terrenos que estén infrautilizados por un tiempo determinado, podrán acceder los agricultores, principalmente mujeres, jóvenes y personas desempleadas mayores de 45 años del sector, para explotar las tierras por períodos de 10 a 25 años.

Una ley, ha recordado García-Page, "igual" que las aprobadas en Galicia por Núñez Feijóo y en Castilla y León, y que sin embargo desde el PP castellanomanchego están utilizando para atacarle "diciendo que ahora voy a expropiar tierras", algo -ha precisado- para lo que tendría que "volver a nacer". Así ha insistido en que de hacerlo, dimitiría, por lo que considera que de no ser así "tendrán que dimitir los que han calumniado".

Y es que entre quienes se vuelven a servir de una mentira para construir su discurso se encuentra el candidato del PP a la Junta, Paco Núñez, quien este viernes se comprometía a "garantizar la propiedad privada" para los agricultores. Un derecho a la propiedad privada, cabría recordar al popular, que está garantizado en el artículo 33 de la Constitución española.

Un nuevo ataque por parte de los populares al que ha respondido este sábado García-Page durante el encuentro abierto a la ciudadanía en el que ha participado en la localidad conquense de Jábaga. Un acto con el que ha arrancado una precampaña que asegura afrontar "con una ilusión tremenda", en la que hablará "de corazón" y no tendrá problema en reconocer si se ha hecho algo mal y pedir disculpas por ello.

Una campaña hacia la cita electoral del próximo 28 de mayo en el que -ha advertido- habrá "mucho bulo, mucha mentira" e insultos, a los que ha pedido que los socialistas respondan con propuestas.

"No respondáis a los insultos con insultos", ha dicho a los candidatos, militantes y simpatizantes asistentes al acto, puesto que "la mejor estrategia frente a un insulto -y vamos a recibir muchos-, es una propuesta, un proyecto". Y el suyo ante este bulo del PP ha sido la recuperación de las ayudas a los celíacos, que se aprobará el próximo martes en el Consejo de Gobierno, con el compromiso de que quedarán "anualizadas".

Asimismo también a instado a los socialistas a dejar claro durante la campaña que "no somos lo mismo" que el PP y que "no da lo mismo quién gobierne".

En este sentido ha subrayado la importancia de tomarse estas elecciones "con mucha responsabilidad", puesto que "de lo que se trata cuando pase el lío electoral es de que vayamos mejor o peor con la sanidad, la educación, el paro o la creación de empresas".

Así, y tras reivindicar una política en Castilla-La Mancha "al margen de tanto frentismo, revancha y pelea" como la que hay de la M-50 para dentro, centrada en "sacar proyectos adelante", en "defender lo nuestro", ha echado mano de una metáfora taurina para recordar que "el toreo natural de verdad es por la izquierda, pero que para conseguir triunfos necesitas torear con dos manos, la derecha y la izquierda".

El presidente castellanomanchego ha planteado así que la suya será una campaña "en positivo, con ideas y cientos de proyectos", con un programa que contemplará "más de mil propuestas", puesto que "la gente sabe que al final terminamos cumpliendo".

Se ha comprometido así a que si las cosas van bien el próximo 28M, Castilla-La Mancha continuará cuatro años más "encabezando las listas de la dependencia, siendo la región que más invierte en sanidad", siendo líderes en creación de empleo y establecimiento de empresas. Como ya se ha hecho, cumpliendo el compromiso de crear 100.000 empleos, los mismos que ha vuelto a comprometer de cara a la próxima legislatura, puesto que "la maquinaria no va a parar", ha advertido.

Pero para ello va a ser necesario "currar mucho" y "no dar nada por ganado", puesto que "no está todo hecho". "No puede ser que nos estemos dejando la piel cuatro años en los ayuntamientos, la diputación o la comunidad autónoma para ahora relajarnos", ha señalado. "Llegamos aquí con verdades y realidades", y por ello ahora "hay que aprovechar este tiempo para explicarlo a la gente y que se sienta orgullosa como nosotros mismos".

No obstante, su campaña no se va a centrar en decir a la gente que se va a conservar lo construido, sino que Page quiere "un programa que vaya a más", con el que seguir avanzando.

"NOS HACEN FALTA TODOS LOS VOTOS"

En esta línea se pronunciaba también poco antes el vicepresidente del Gobierno regional y cabeza de la lista a las Cortes del PSOE en la provincia de Cuenca, José Luis Martínez Guijarro, quien ha subrayado la importancia de "ser ambiciosos" en los proyectos, "osados desde el realismo", para seguir impulsando a la provincia de Cuenca.

Todo ello "sin pecar en exceso de confianza", puesto que "nos hacen falta todos los votos", especialmente en una provincia como la conquense, en la que "en muchos pueblos por un voto se gana o se pierde". Por ello ha invitado a los asistentes al acto a "ir a hablar con toda la gente" y dejar claro que "en Castilla-La Mancha solo hay dos alternativas: o sigue Emiliano, o imaginaos a Paco Núñez más Vox".

Por su parte el diputado nacional y secretario general del PSOE en Cuenca, Luis Carlos Sahuquillo, ha arengado a los suyos a "trabajar, trabajar y trabajar", a "ir casa por casa buscando hasta el último voto", y no confiarse, puesto que "el PP cogerá el comodín del bulo".

Así, Sahuquillo ha instado a los socialistas conquenses a "pedir el voto con orgullo y satisfacción", puesto que el PSOE "va a trabajar para seguir mejorando las condiciones de vida de los castellanomanchegos".

Asimismo la delegada de la Junta en Cuenca, María Ángeles Martínez, quien ha subrayado "el orgullo que supone ser socialista, pensar en los demás y ponerse en la piel de los vecinos".

Un acto que ha reunido a alrededor de quinientas personas, entre las que se encontraban también el secretario regional de Organización del partido, Sergio Gutiérrez; el presidente de la Diputación de Cuenca, Álvaro Martínez Chana, así como numerosos alcaldes y concejales de la provincia.