García-Page y Núñez Feijóo en una imagen de archivo.

TOLEDO.- Apenas diez minutos ha durado la conversación telefónica que este jueves han mantenido el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, y el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en la que han abordado cuestiones de interés regional como infraestructuras, política de agua o la PAC, y se ha hecho una "reflexión general" sobre la situación política actual y la gobernabilidad de España.

Una llamada que se enmarca en la ronda de contactos que el líder popular está llevando a cabo ante el debate de investidura y en plena polémica por las críticas de veteranos socialistas ante la posibilidad de una amnistía para los implicados en el procés a cambio del respaldo del independentismo a Pedro Sánchez, en el caso de que Feijóo no logre ser investido presidente.

Llamada que García-Page ha atendido "por cortesía y para hablar de Castilla-La Mancha", tal y como señalaban a Efe fuentes próximas al presidente regional, aunque teniendo claro "no somos interlocutores ni para hablar ni para negociar nada sobre la investidura", algo que "compete al secretario general del partido, que es Pedro Sánchez".

Desde el PP, por su parte, han explicado que Feijóo ha trasladado a García-page la necesidad de poner en práctica el denominado 'Acuerdo sobre la Igualdad', con seis pactos de Estado (regeneración democrática, estado del bienestar, saneamiento económico, familias, agua y territorial) con el fin de resolver "los graves problemas" por los que atraviesa España "desde el punto de vista institucional, económico y social".

Por su parte desde el entorno del presidente castellanomanchego, han subrayado que se ha hecho una "reflexión general" sobre la situación política actual.

Feijóo, que se someterá la semana que viene al debate de investidura para la que no tiene los apoyos suficientes, no ha dejado de apelar a los socialistas para alcanzar un acuerdo que evite que la gobernabilidad de España dependa de las exigencias del independentismo.