Ayuntamientos como el de Torrijos y Quintanar de la Orden, ambos en la provincia de Toledo, han invisibilizado la violencia machista en sus carteles para conmemorar el 25N. - PERIÓDICOCLM

TOLEDO.- La agenda ultra de Vox, que maniobra con sus concejales para boicotear los actos organizados en pueblos y ciudades con motivo del 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, se impone en varios ayuntamientos de Castilla-La Mancha en los que se han propuesto amputar en el nombre y en su propio sentido, esta conmemoración.

Así la polémica está servida en dos localidades toledanas en vísperas del 25N, después de que sus consistorios, gobernados en coalición por los populares y la formación de extrema derecha que lidera Santiago Abascal, hayan decidido manipular el significado de este día eliminando la expresión 'contra las mujeres' y haciéndolo extensible a todo tipo de violencia, dejando así sin sentido esta jornada de reivindicación.

El primero en mostrar sus cartas fue el Ayuntamiento de Torrijos, donde PP y Vox, junto a su Centro de la Mujer, presentaba la programación preparada para el 25N, con un cartel en el que se censura toda alusión a las violencias machistas.

Eliminando así el sentido de la conmemoración y bajo el lema 'Es cuestión de todos y todas', se desarrollarán diversas actividades entre el 22 y el 28 de noviembre.

Y a Torrijos le ha seguido Quintanar de la Orden, cuyo consistorio, presidido por el popular Pablo Nieto, ha aplicado el 'recorte' tanto en el nombre como en la programación, tal y como ha quedado plasmado en los carteles con los que anuncia las actividades programadas, poniendo así de manifiesto cómo en algunos ayuntamientos sigue abriéndose camino el negacionismo de la violencia machista auspiciado por Vox y seguido, sin reparo, por el PP.

Desde este ayuntamiento justifican la decisión argumentando que la violencia la sufren tanto hombres como mujeres y en un supuesto intento de "incluir a todo el mundo y que nadie se sienta ofendido". Así lo ha defendido en declaraciones a la cadena SER la concejala de Familia, Laura Nieto, quien ha explicado que con esta omisión "no queremos decir que las mujeres no sufran violencia, pero los hombres también la sufren, sobre todo psicológica", ha argumentado.

Sin embargo, junto a la expresión 'contra la mujer', no se modificaba la parte que incluye todos los logos de las administraciones integrantes del Pacto contra la Violencia de Género -con cuyos fondos se financian las actividades impulsadas para el 25N-: Junta de Comunidades, Ministerio de Igualdad, Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha o el Centro de la Mujer.

Explicaciones que no convencieron en la localidad, donde un grupo de mujeres se ha organizado para reclamar al ayuntamiento que retire el cartel "de inmediato", ya que ven "clara" la "connotación" de lo que se pretende. "Las mujeres del pueblo vamos a unirnos para que esto no quede así", explicaban.

Y junto al polémico cartel, también de las actividades programadas, entre las que se encuentra un taller de defensa personal, teatro para alumnos de Primaria o una batucada contra la violencia, se ha eliminado toda referencia a la mujer.

Presiones que han surtido su efecto y han llevado al gobierno de Nieto a recular y modificar el cartel, completando la propuesta anterior con "contra las mujeres".

Una nueva polémica en esta localidad manchega en materia de igualdad y lucha contra la violencia de género que se produce con el gobierno bipartito salido de las urnas el pasado 28 de mayo, cuya entrada en el consistorio supuso un cambio de rumbo hacia la "invisibilización" de esta lucha. Un camino que se abría paso, como en otros ayuntamientos de la región en los que las derechas se hacían con los gobiernos municipales tras las elecciones, con la supresión de la concejalía de Igualdad y su sustitución por concejalías de Familia.

Un paso más del negacionismo de la violencia contra las mujeres a la que también ha hecho hoy referencia la portavoz del grupo parlamentario socialista en las Cortes, Ana Isabel Abengózar, quien ha señalado que esta decisión del Ayuntamiento de Quintanar de la orden de suprimir la expresión violencia de género o violencia machista de los carteles del 25N responde a que "no quieren darle visibilidad" y es "una muestra más" de su negacionismo a visibilizar la lucha contra esta lacra.

"Quiero decirles alto y claro que hay que darle visibilidad", puesto que "no se puede negar lo que evidentemente existe", y "no podemos seguir consintiendo que allí donde el PP y Vox gobiernan se rían de las políticas de igualdad y nieguen la violencia de género".

Asimismo ha lamentado que "en pleno siglo XXI, en el año 2023, en aquellos ayuntamientos donde el PP ha llegado al gobierno con Vox, se han eliminado las políticas y las concejalías de Igualdad".