Cerca de 600 personas han participado en la manifestación convocada por la Plataforma 8M Toledo para sacar 'tarjeta roja' a la violencia machista. | JSPT

TOLEDO.- Con una hora de diferencia, idéntico recorrido y un abismo entre el seguimiento de una y otra, así se han celebrado en Toledo las dos manifestaciones convocadas este 25 de noviembre por el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, dejando así clara la división existente en el fondo y en las formas para gritar 'se acabó' a la violencia machista.

Así, la capital castellanomanchega ha elegido de forma mayoritaria sacar 'tarjeta roja' a las violencias machistas y al patriarcado, poniendo de manifiesto las discrepancias con el gobierno municipal del PP (y Vox) que prácticamente se ha quedado solo tras la pancarta en la manifestación convocada por el Consejo Local de la Mujer -aunque algunos de sus miembros se han descolgado de ella-, a la que apenas se han sumado medio centenar de personas, contando entre ellos al alcalde y varios ediles populares, así como diversos cargos del PP, y a los que casi superaban en número los componentes de la batucada que abría paso a la reducida comitiva.

Apenas una hora después, a las doce de la mañana, eran más de 600 personas las que teñían de morado el recorrido entre el paseo de la Vega y la plaza de Zocodover -el mismo que minutos antes hacían los participantes de la otra manifestación-, para decir 'no' a las violencias machistas en todas sus expresiones, armados con simbólicas tarjetas rojas con las que frenar los nuevos envites del patriarcado.

Una manifestación convocada por la Plataforma 8M Toledo a la que se han sumado numerosos colectivos y organizaciones, que con su presencia en esta marcha, el rechazo al negacionismo que se ha instalado en el ayuntamiento capitalino tras la llegada de la ultraderecha y al que sus socios en el gobierno han sucumbido.

'Todas las mujeres, todos los derechos, todos los días' ha sido el lema que abría esta manifestación, durante la cual se han coreado otros mensajes como "no son muertas, son asesinadas" o "nos tocan a una, nos tocan a todas".

Colectivos feministas, partidos políticos y ONGs se han sumado a esta convocatoria en Toledo, mostrando así su rechazo a la violencia de género.

Entre los asistentes a esta manifestación, la vicesecretaria general del PSOE de la provincia de Toledo y consejera portavoz del Gobierno regional, Esther Padilla, quien ha defendido que las y los socialistas van a estar siempre "del lado de las víctimas y del lado de la lucha contra la violencia machista", especialmente, en un momento como el actual en el que se cuestiona su existencia.

Padilla ha subrayado la importancia de la movilización, "esencial hoy más que nunca", ante la presencia de partidos que "cuestionan la existencia de la violencia machista y se niegan a combatirla".

"Asumíamos tener a Vox enfrente, pero no esperábamos que el Partido Popular se pusiera de perfil en la lucha contra la violencia hacia las mujeres", por lo que les ha instado a posicionarse y "decidir en qué lado están".

Recordaba que en esta semana que se conmemora el Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra las Mujeres "se han estado ocultando los símbolos en los sitios donde gobiernan las administraciones" y aludía a que "ayer mismo el líder del PP, Paco Núñez, no asistió al acto institucional, en el que se reivindicaba esa lucha por la eliminación de la violencia contra las mujeres".

"Son importantes los símbolos -añadía- y también las ausencias" y, cuando hay gente que niega la existencia de la violencia machista y se niega a combatirla "hay que posicionarse y nosotros tenemos muy claro dónde vamos a estar, siempre al lado de las víctimas".

Como también lo han tenido claro a la hora de participar en una manifestación u otra en la Asociación de Mujeres 'María de Padilla', pionera en la lucha contra la violencia machista en la ciudad, que aun siendo miembro del Consejo Local de la Mujer han decidido desmarcarse de su convocatoria y sumarse a la de la Plataforma 8M Toledo.

'EN FAMILIA'

Por su parte en la manifestación convocada por el Consejo Local de la Mujer, participaba el alcalde de Toledo, Carlos Velázquez, acompañado por varios concejales del gobierno municipal, todos ellos del PP. Una marcha prácticamente 'en familia' -política-, como el título bajo el que ocultan las políticas de igualdad en el consistorio.

Una manifestación que no ha llegado al medio centenar de participantes, siendo casi más numerosos los integrantes de la batucada que abría paso a la pancarta que aquellos que se han situado tras ella.

Al llegar a Zocodover, se procedía a la lectura del manifiesto, en el que se ha expresado el rechazo "contra todo tipo de violencia que se ejerza contra la mujer por el hecho de serlo".

Por su parte la concejala de Asuntos Sociales, Inclusión, Familia y Mayores, Marisol Illescas, ha lamentado la división en este 25N, y ha culpado de ello a la exalcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, quien ha considerado que "debería pedir perdón por haber provocado esta división" en una lucha que "es de todos".