La directora del Instituto de la Mujer, Lourdes Luna, ha analizado los datos de la línea 900 de atención a víctimas de violencia de género. - JCCM

CUENCA.- A lo largo del año pasado, la línea permanente y gratuita de atención a las víctimas de violencia de género del Gobierno de Castilla-La Mancha (900 100 114) recibió un total de 7.768 llamadas, un 2 por ciento más que los doce meses anteriores y cerca de 1.200 más que en 2019.

Datos que ha ofrecido este jueves la directora del Instituto de la Mujer, Lourdes Luna, quien ha realizado balance de la atención prestada desde esta línea, disponible para las víctimas en cualquier momento del día y del año. Acompañada por la delegada de Igualdad en Cuenca, Ana Eloísa Olmeda, Luna ha recordado que en 2022 se recibieron 7.645 llamadas; mientras que el año anterior fueron 7.365, en 2020 se registraron 7.181 y en 2019 fueron 6.555 las llamadas atendidas. Una progresión que "debe hacernos reflexionar" y que supone "un toque de atención para toda la sociedad", también para la Administración regional.

La directora del Instituto de la Mujer ha explicado que una vez recibida la llamada, la intervención se ha llevado a cabo, en la mayoría de los casos, con la propia mujer víctima de violencia de género (el 76 por ciento de las ocasiones), mientras que el 9 por ciento ha sido con familiares y amistades.

En este sentido, ha destacado que la tendencia habitual es que en los meses de junio, julio y agosto las llamadas aumenten considerablemente, "siendo los períodos vacacionales y festivos las épocas en las que aumentan las cifras".

Asimismo ha explicado que la mayoría de las mujeres que llaman a la línea han reportado estar sufriendo maltrato psicológico (64 por ciento), seguido del maltrato físico (30 por ciento), si bien en algunos casos de producen varios tipos de maltrato a la vez, incluidos también el económico o el sexual.

Respecto al origen de las llamadas efectuadas a esta línea, un 35 por ciento ha procedido del Servicio 112, seguido por un 29 por ciento del 016, otro 25 por ciento de teléfonos privados o un 8 por ciento desde la Administración, evidenciando la diversidad de usos que la línea permanente tiene.

En cuanto a la distribución geográfica, debido a la densidad poblacional de cada provincia, el mayor número de llamadas se ha realizado, un año más, desde Toledo, con un 39 por ciento, seguido por la provincia de Ciudad Real (19 por ciento) y Albacete (16 por ciento), manteniendo una distribución similar a periodos anteriores, terminando con Guadalajara (15 por ciento) y Cuenca (10 por ciento). Además, dentro de las 7.768 llamadas se han realizado 144 ingresos de urgencia con derivación a diferentes recursos de acogida de Castilla-La Mancha.

LLAMADAS DE POBLACIÓN JOVEN

Atendiendo a la edad de las víctimas, desde el Instituto de la Mujer detallan que la mayoría de las víctimas que llaman a la línea de atención tienen entre 36 y 50 años (32 por ciento) seguidas de las que tienen entre 26 y 35 años (23 por ciento). Además, el 33 por ciento de las víctimas tienen menos de 35 años y un 11 por ciento cuenta con más de 51 años de edad.

Estos datos subrayan la importancia de los recursos de apoyo y orientación para las víctimas de violencia de género en la comunidad autónoma. No en vano, señalan desde el Gobierno regional, la línea 900 100 114, establecida en el año 1999, continúa siendo un pilar fundamental al ofrecer asistencia confidencial, gratuita y disponible las 24 horas del día y los 365 días del año (sin dejar huella en la factura). Del mismo modo se recuerda que el teléfono 016, a nivel nacional, también proporciona este apoyo.

El Gobierno de Castilla-La Mancha reafirma su "compromiso inquebrantable" con la erradicación de la violencia machista especialmente ante las manifestaciones "negacionistas e insultantes" que se están produciendo en los últimos tiempos y que no hacen más que "reforzar a los presuntos maltratadores, revictimizar a las mujeres y retroceder veinte años en el tiempo para invisibilizar y esconder la violencia de género", ha enfatizado Luna.

En este sentido, la directora del Instituto de la Mujer ha señalado que "es determinante que las mujeres víctimas de violencia de género, su entorno familiar y de amistades tengan claro que el Gobierno de Castilla-La Mancha pone a su disposición distintos recursos de apoyo y atención sin que haga falta interponer una denuncia previa". Y ha concluido afirmando que, de hecho, prácticamente en todos los casos de mujeres asesinadas, existe alguien del entorno de la víctima que conocía la situación pero que no dijo nada, por lo que ha realizado un llamamiento a las familias, vecinos y vecinas, etc. "para que denuncien, aunque no presenten una denuncia formal, pero sí que pongan de manifiesto lo que está pasando".