Según los datos de la EPA, en la región hay 891.500 personas ocupadas. - ARCHIVO

TOLEDO.- Castilla-La Mancha ha cerrado 2023 con una tasa de paro del 12,45 por ciento, que son 126.800 desempleados en la región, mientras que la ocupación alcanzó las 891.500 personas, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) que ha publicado este viernes el Instituto Nacional de Estadística.

Estos datos del cuarto trimestre de 2023 suponen que el paro ha subido en la región en 5.400 personas en comparación con el tercer trimestre del año, es decir, un 4,49 por ciento más, mientras que en comparación con el mismo periodo de 2022, el paro ha descendido en 19.900 personas, que es una caída del 13,54 por ciento.

Además, el número de ocupados ha bajado en 10.900 personas en el último trimestre del año en comparación con el periodo de julio a septiembre, si bien en comparación con el último trimestre de 2022, la tasa de ocupación ha subido un 2,13 por ciento, hasta los 18.600 trabajadores.

A nivel nacional, el mercado laboral generó 783.000 puestos de trabajo durante 2023, pese a un cuarto trimestre algo negativo en el que se destruyeron 19.000 empleos, para terminar, no obstante, con el récord de ocupación a cierre de año de casi 21,25 millones de personas.

Por sexos, la tasa de paro entre los hombres en Castilla-La Mancha es del 9,4 por ciento, con 53.000 varones en situación de desempleo, frente a las 73.800 mujeres en desempleo, que supone una tasa de paro femenino del 16,24 por ciento.

La tasa de actividad de los hombres también es mayor que la de las mujeres, ya que en el cuarto trimestre de 2023 se han registrado 511.000 hombres ocupados, que es el 64,6 por ciento, por las 380.500 mujeres ocupadas, que deja una tasa de actividad del 52,22 por ciento.

DESCENSO POBLACIÓN ACTIVA

En Castilla-La Mancha, la población activa, que son aquellas personas que trabajan o buscan empleo, se ha situado en 1.018.300 personas, un 0,53 por ciento menos que el trimestre anterior al experimentar una caída de 5.400 personas en búsqueda de empleo, y también es un 0,13 por ciento menos que en el mismo trimestre del año pasado, es decir, una bajada de 1.300 personas.

La población castellano-manchega de 16 años y más ha alcanzado las 1.742.900 personas, que son 16.000 más que en tercer trimestre del año (0,93 por ciento más) y 28.000 más que a finales de 2022 (1,63 por ciento más).

Por provincias, la tasa de paro en Albacete es del 11,96 por ciento con 22.900 desempleados; en Ciudad Real, la tasa de paro es del 16,27 por ciento (37.400 parados); en Cuenca, es del 11,3 por ciento (11.100 parados); en Guadalajara, es del 9,31 por ciento (13.700 parados) y en Toledo, la tasa de paro es del 11,84 por ciento, con 41.600 desempleados.

Además, la provincia de Albacete tiene 168.700 trabajadores; Ciudad Real, 192.700; Cuenca, 87.300; Guadalajara, 133.300, y Toledo, 309.400 empleados. 

DATOS "EXTRAORDINARIOS"

Datos a los que se ha referido el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, para quien son "extraordinarios" y dan "mucha esperanza", al haber acabado el año "con el dato más importante de la historia" de la región en afiliación a la Seguridad Social.

"Nunca ha habido tanta gente ocupada trabajando y esto es muy importante, muy importante, sobre todo porque además no hay un crecimiento de natalidad. Es decir, estamos hablando de poder incorporar al mercado de trabajo a gente que lo lleva pidiendo desde hace mucho tiempo. Hemos acabado el año con 20.000 parados menos", ha subrayado.

Por su parte, desde el sindicato Comisiones Obreras de Castilla-La Mancha, consideran que estos indicadores deben servir como "palanca" para que la comunidad dé un salto adelante y fortalezca su mercado de trabajo protegiendo a las personas trabajadoras.

"Son datos comparativamente positivos para cerrar este 2023 porque tenemos un 2,3 por ciento más de personas ocupadas, menos desempleo, y se crea empleo indefinido y a tiempo completo", ha explicado el responsable de Empleo en CCOO CLM, Juan Carlos del Puerto, quien destaca cómo crece el porcentaje de empleo indefinido (es el 81,8 por ciento de todo el empleo asalariado de la región) y el empleo a tiempo completo (el 87,3 por ciento).

Desde UGT Castilla-La Mancha, por su parte, valoran en términos generales 2023 como un año positivo para el empleo, en el que se ha mantenido un ritmo de crecimiento, se han batido récords de ocupación y se ha mantenido la mejora en la calidad del empleo que introdujo la reforma laboral.

Así lo ha subrayado la secretaria de Empleo y Política Sindical del sindicato, Isabel Carrascosa, quien ha apuntado que 2024 "debe ser el año de consolidar el cambio de rumbo instaurado tras la reforma laboral y afianzar un cambio en el mercado laboral que persista en la creación del empleo de calidad, pero también debe ser el año de los retos". En este sentido, ha precisado que "es el momento de afrontar la temporalidad en el sector público y de actuar frente a la elevada parcialidad involuntaria". Carrascosa, también ha subrayado la necesidad de proteger de forma adecuada a las personas trabajadoras, para lo que se deben modificar las causas y costes del despido, de forma que se ajusten a la Carta Social Europea Revisada.