Controvertida decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Esta mañana, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha aprobado un nuevo trasvase de la cabecera del Tajo al río Segura. Todo ello en una reunión en la que el Gobierno de España se había olvidado de invitar oficialmente a la Asociación de Municipios Ribereños, que forma parte de la Comisión de Explotación del trasvase.

El vocal de esta Comisión, Francisco Pérez Torrecilla, denunció que no fueron informados de la convocatoria oficial, y que se enteraron por sorpresa la noche del jueves. El también alcalde de Sacedón ha calificado de “lamentable” que la Dirección General del Agua se olvidase de invitarles a la reunión, donde, aunque no tengan voto, “están en juego muchas cosas”.

Publicidad

El representante de los municipios ha recordado que el temporal Gloria “ha traído mucha agua al Levante” y, por tanto, considera “injustificado” que se haya realizado un nuevo trasvase. “La lógica dice que tiene más que suficiente, ha zanjado el alcalde.

Finalmente, los ribereños sí pudieron asistir a la cita para defender sus posiciones, aunque el Ministerio no ha tenido en cuenta sus criterios. Desde la cartera liderada por la vicepresidenta Teresa Ribera, se ha autorizado un trasvase de 16,2 hectómetros cúblicos. De ellos, 8,7 se destinarán para regadío, mientras que los 7,5 restantes se emplearán para abastecimiento urbano.

A pesar de ser un trasvase inferior al propuesto por los técnicos del Ministerio, sí va a ser el primero en los últimos meses en los que habrá agua destinada a las tareas de regadío, en contra del propio criterio que estableció Teresa Ribera, que hasta el momento solo había permitido el abastecimiento para consumo humano.

Eso a pesar de que los embalses de Entrepeñas y Buendía cuentan con un volumen de 572,1 hectómetros cúbicos, inferior al nivel de referencia para el mes de enero. La cabecera del Tajo se mantiene en situación hidrológica excepcional desde mayo del año pasado. No está previsto que pase a la normalidad hidrológica, al menos, hasta marzo.

Se trata del primer trasvase autorizado desde que Teresa Ribera asumiera la nueva vicepresidenta cuarta del Ejecutivo, así como también del primero en el que se cuenta con Unidas Podemos dentro del Consejo de Ministros.

LA JUNTA RECURRIRÁ EL TRASVASE

La respuesta del Gobierno de Castilla-La Mancha no ha tardado en llegar. Horas después de la autorización del trasvase, el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural; Francisco Martínez Arroyo, ha declarado que este es “lesivo” para la región, y además, ha anunciado que va a ser recurrido por el Gobierno regional, como todos aquellos trasvases que se han destinado al regadío.

El consejero ha asegurado “no entender” que se trasvase agua para riego, y ha subrayado que los embalses murcianos se encuentran a una mayor capacidad que los de Entrepeñas y Buendía, en una situación crítica.

Dicho esto, Arroyo ha comentado que, aunque “hay que ser solidarios, el agua tiene que servir para todos”. Por otra parte, ha mostrado su deseo de que el Ministerio para la Transición Ecológica “cambie de una vez el Memorando de la señora Cospedal, que tanto daño está haciendo a nuestra tierra”.