El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, el de Aragón, Javier Lambán, y el de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, juntos en Albarracín (Teruel), durante su encuentro institucional. Foto: Esteban González

TOLEDO.- El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha pedido este jueves al Gobierno central la creación de un grupo de trabajo "con calendario cerrado y presupuesto" para que las áreas poco pobladas de Cuenca, Soria y Teruel, así como las zonas adyacentes a estas provincias, puedan acceder a las subvenciones correspondientes para las empresas ya establecidas o para aquellas que quieran hacerlo en el futuro en estos territorios. Una medida que ya cuenta con el visto bueno de la Comisión Europea.

Así lo ha señalado en la localidad turolense de Albarracín, donde ha participado junto a los presidentes autonómicos de Aragón y Castilla y León, Javier Lambán y Alfonso Fernández Mañueco, respectivamente, en una reunión en la sede de la Fundación Santa María de Albarracín.

Allí García-Page ha asegurado que las tres regiones están "en manos" del Gobierno de España a la hora de poner en marcha la directriz europea, que pueden llegar a suponer el ahorro de hasta un 20 por ciento en los costes laborales para las empresas instaladas en las zonas susceptibles de recibir estas exenciones, actualmente en vigor en áreas muy poco pobladas de los países nórdicos.

El jefe del Gobierno castellanomanchego ha subrayado que el Gobierno ha dicho "con mucha claridad" que estaba dispuesto a poner en marcha estas ayudas y aprobar la bonificación fiscal si lo autorizaba Bruselas, ante lo cual eso "tiene que ser un hecho", ha agregado, porque Europa ya se ha pronunciado.

Publicidad

Por este motivo García-Page ha agradecido la capacidad de escucha de la Comisión Europea, puesto que por primera vez las tres comunidades autónomas han conseguido "un éxito contundente" al haberse abierto una puerta que "sabíamos que estaba ahí, pero que estaba cerrada".

Una puerta, ha continuado el presidente castellanomanchego, por la que hay que entrar "de la mano del Gobierno central". En este sentido, ha subrayado que tras la decisión de la Unión Europea, "Cuenca, Teruel y Soria son zonas oficialmente en despoblación y zonas por reaprovechar".

De este modo, para poder obtener beneficio de esta nueva situación, el jefe del Ejecutivo regional ha llamado al concurso de todos, para que la llegada de empresas a estas zonas despobladas y a las adyacentes, tenga menos costes laborales.

Así, ha anunciado que en Castilla-La Mancha, además de la provincia de Cuenca, en estas zonas contempladas se encuentran también aquellas limítrofes de Guadalajara, como las comarcas de Molina o Sigüenza, así como algunas zonas concretas de Ciudad Real.

Es por ello, ha insistido García-Page, que se debe apostar por este estímulo económico, tanto para las empresas que ya están como para las que vienen, dando así un paso más en la estrategia que desde hace meses abordan las tres comunidades autónomas.

Se trata, ha explicado, de que esa cantidad de gente que se "tuvo que ir de nuestros territorios para buscarse la vida" en otras zonas pueda retornar, y en este sentido ha señalado que "la mayor tasa de migración que ha tenido este país es interna", de unas zonas a otras del territorio, una "realidad" que continúa, ha agregado.

El presidente castellanomanchego ha destacado que "al menos ahora" el Gobierno están "dispuesto a entender que hay que valorar lo que valen la Sanidad y la Educación, no solo por la gente que la recibe, sino por dónde la recibe".

En este sentido, respecto a la financiación autonómica, García-Page ha hecho referencia a los gastos que asumen tanto las comunidades autónomas como las corporaciones municipales, por lo que ha instado al Ejecutivo central a involucrarse en esta política sobre la despoblación.

Así, ha planteado sobre la hipótesis de que el Gobierno central tuviera que gestionar estos grandes servicios públicos, que suponen el 90 por ciento del gasto, "tendría que afrontar la polémica, la crítica o la petición de tener a media hora un hospital, de poder tener servicio de transporte por helicóptero para las emergencias o de tener 5G", recalcando que si lo tuviera que hacer el Estado "eso tiene un costo, el mismo coste que tenemos nosotros y lo vamos a seguir reclamando", ha finalizado.