TOLEDO.- A las puertas del 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, la extrema derecha vuelve a la carga desde las instituciones de Castilla-La Mancha contra la Consejería de Igualdad, considerando que esta debería ser suprimida, puesto que las políticas que lleva a cabo "no son las medidas que necesitan las mujeres ni las personas". Una frase con la que el portavoz de Vox en las Cortes regionales, Iván Sánchez, ha dejado clara cuál es su posición hacia las mujeres y el lugar que ocupan, al diferenciarlas de las personas.

Una apreciación con la que Sánchez ha tratado de justificar por qué su formación haría "desaparecer" esta consejería "tal y como está concebida por este gobierno, tanto el socialista de Castilla-La Mancha como por el Gobierno de la nación", ya que "poco o nada se hace".

Para el diputado de Vox por Guadalajara, las medidas que plantean -consejería y ministerio- "no están consiguiendo rebajar el número de víctimas" que sufren violencia "por parte de sus parejas o exparejas", o que son agredidas, también por sus parejas o exparejas. "Siempre hemos defendido que hay que erradicar cualquier tipo de violencia, venga de donde venga, y no dejarlo en un gueto", ha argumentado Sánchez, de modo que únicamente sea una mujer la que recibe violencia, "porque eso hace desiguales a los españoles".

Por ello consideran que la Consejería de Igualdad "habría que suprimirla y dedicar el dinero a quien realmente lo necesita, que son las personas que sufren esa violencia, ya sean mujeres, ancianos o niños".

Argumentos que ha defendido durante la rueda de prensa que ha ofrecido para explicar por qué su grupo, después de haber planteado una enmienda a la totalidad a los presupuestos de Castilla-La Mancha en la que calificaban de "despilfarro" los 48 millones presupuestados para el Instituto de la Mujer -y que fue rechazada como la del Partido Popular por la mayoría socialista-, ha decidido no plantear enmiendas parciales. Consideran así que son "congruentes" con sus ideas, valores y decisiones, ya que "si rechazamos de lleno el presupuesto y luego colaboramos realizando enmiendas parciales seríamos cómplices de ese presupuesto con el que no estamos de acuerdo".

Una posición que Sánchez ha intentado aclarar con un ejemplo gráfico: "Si a usted no le gusta la zanahoria, por qué va a cocinar con zanahoria".

Y es que para el grupo parlamentario Vox los presupuestos presentados por el Gobierno son "irreales", más aún tras la investidura de Pedro Sánchez, la presentación de la ley de amnistía y la condonación de la deuda "a los separatistas catalanes" -ha precisado-, al considerar que tras ello "son papel mojado" y "no sirven absolutamente para nada". "No podemos ser partícipes de mover ese dinero ficticio de una partida a otra, porque no tendría ningún sentido".

PREOCUPACIÓN POR LA DERIVA NEGACIONISTA

Palabras del portavoz de Vox a las que ha contestado desde Guadalajara la consejera de Igualdad, Sara Simón, quien ha señalado sobre la propuesta de suprimir su departamento que "es más fácil asumir discursos negacionistas que trabajar".

Declaraciones que Simón ha realizado durante la presentación de la edición especial del cupón de la ONCE con motivo del 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, donde ha llamado a todas las instituciones y organizaciones a un pacto social para combatir la violencia machista y luchar contra el negacionismo.

"Podemos discutir si las medidas son o no eficaces y debatir si se tienen que poner en marcha unas u otras medidas, pero es evidente que necesitamos recursos para combatir la realidad de la violencia machista", ha subrayado Simón, quien ha recordado que el Gobierno regional destina 15 millones de euros a la Consejería que dirige, lo que permite dotar de medios a los 87 centros de la mujer de la región y los 15 recursos de acogida para atender a mujeres "muchas veces con hijos, que salen de casa sin nada".

Por ello, ha criticado el planteamiento negacionista de Vox, que ha decidido no presentar ninguna enmienda a los presupuestos, únicamente la propuesta de eliminar la Consejería de Igualdad. "Les pido que tengan un poco de responsabilidad, porque lanzan mensajes que ven muchas mujeres víctimas de violencia machista a las que están culpabilizando", ha apuntado.

Simón ha recordado que tras las elecciones de mayo se firmaron acuerdos de gobierno con formaciones negacionistas de la violencia machista, algo que para algunos no tendría importancia, pero que ha llevado a que en este momento haya ayuntamientos que iluminan la fachada de color naranja -alusivo a la violencia intrafamiliar- en lugar de morado -empleado al hablar de violencia de género- y cambian los nombres de los puntos violeta por puntos de seguridad con el objetivo de "invisibilizar una realidad que está ahí y es la violencia que las mujeres sufren por el hecho de ser mujer".

De este modo, la titular de Igualdad ha expresado la preocupación existente en el Gobierno regional ante esta "deriva negacionista", sobre la cual van a estar "muy vigilantes" para que "cada euro que se destina a combatir la violencia machista no se diluya en otra cosa". De no ser así, ha advertido, "se tomarán medidas y se pensará si tenemos que invertirlo en otros espacios y organizaciones".